En la vida existen obligaciones que absolutamente todos tienen y son imposibles de evitar. Una de las más grandes es el pago de impuestos y eso te incluye a ti como profesional de la salud. Debes tener presente que hay que cumplir en tiempo y forma para evitar quedar mal ante las autoridades. En caso de no hacerlo te expones a que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) pueda actuar en tu contra. Eso incluye desde el pago de cuantiosas multas hasta la suspensión definitiva de tu consultorio médico.

¿Qué personas deben presentar una declaración anual?

Algo muy importante que debes de tomar en cuenta es que de acuerdo con la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) estás obligado a presentar la Declaración Anual si cumples con alguna de las siguientes condiciones. Si obtuviste ingresos mayores a 400 mil pesos en el año, si trabajaste para dos o más patrones en el mismo período o si laboras en la modalidad de pago por honorarios.

Ahora bien, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es uno de los países que menos recauda y al mismo tiempo de los que tiene una alta tasa de evasión fiscal (entre 30 y 40 por ciento). Con base en el SAT hay tres formas principales en que los médicos evaden o disminuyen su pago de impuestos.

En ese sentido, también existe una alternativa legal para deducir la declaración anual. Existen algunos rubros que puedes aprovechar para lograr que la cifra final sea menor. En el pasado te compartimos una guía con algunos gastos que cualquier médico puede deducir de su declaración anual. Puedes revisarla en el siguiente enlace.

Todo lo que el SAT conoce sobre ti

Por otra parte, gracias a los avances de la tecnología y el estricto seguimiento de las autoridades fiscales ahora es bastante sencillo mantener un control de cada contribuidor sin que éste se entere.

Con lo anterior en mente, a continuación te presentamos 10 cosas que el SAT conoce de la actividad fiscal de los médicos.

  1. Los depósitos que reciben en todas sus cuentas bancarias.
  2. Los depósitos en sus inversiones financieras, tanto nacionales como extranjeras.
  3. La totalidad de los pagos que han realizado a sus tarjetas de crédito.
  4. Los pagos que han realizado por la adquisición de vehículos, aunque la factura no tenga Registro Federal de Contribuyentes (RFC).
  5. Los pagos por adquisición de inmuebles, aunque se escrituren en un precio menor al real.
  6. Los pagos por la compra de equipo médico.
  7. Lo que han pagado por la adquisición de boletos de avión.
  8. Los pagos de tenencia, predial y otras contribuciones locales.
  9. Los pagos por la contratación de seguros de vida, gastos médicos, automóvil, entre otros.
  10. Ingresos que facturan y los que declaran. Esto el SAT lo compara con todo lo ya mencionado en los puntos anteriores.

Además se debe tomar en cuenta que desde el 2016 el SAT envía oficios a los hospitales de todo México para solicitar información de los médicos que trabajan en sus instalaciones y de esta forma conocer su situación fiscal.