3 básicos de “mindfulness” para el médico emprendedor

309

En una época como la actual, donde se reciben cientos de mensajes cada día, resulta natural que las personas tiendan economizar su atención, sin embargo, cuando esto ocurre al médico emprendedor corre el riesgo de perderse información relevante, pues su apertura mental debe estar al 100 por ciento a fin de procurar datos que le ayuden a tomar mejores decisiones y conseguir excelentes resultados en su empresa de servicios de salud.

Ciertamente, la calidad de nuestra atención impacta de forma directa sobre las habilidades gerenciales y de liderazgo, por ello, en esta ocasión te presentamos los tres principios básicos que te ayudarán a tener conciencia plena del entorno (lo que en inglés se conoce como mindfulness) sin que tiendas a saturarte ni a predisponerte a nada:

1. Olvídate de juzgar

Por lo regular, las personas suelen calificar o etiquetar todo lo que sucede (como “bueno”, “malo” o “indiferente”), sin embargo, más allá de establecer un juicio de valor, resulta útil aprender a reconocer las sensaciones que nos despiertan las situaciones a fin de desarrollar una postura más imparcial frente a ellas.

2. Déjate sorprender

Cuando el médico emprendedor se muestra receptivo a aquello que tiene enfrente puede aprender mucho más de las personas y de su empresa de servicios de salud en comparación con quien considera que ya lo ha visto todo.

La vida del emprendedor y líder (como debiera ser el médico que tiene su propio establecimiento) se presenta en un contexto de aprendizaje continuo equiparable a la relectura de un buen libro, pues cada encuentro con una misma historia es capaz de proporcionar nuevas reflexiones.

3. Cultiva la paciencia y la tolerancia

Tener plena conciencia del entorno obliga a desarrollar paciencia y tolerancia, dos virtudes que ayudan a observar con calma y a abrir nuevos caminos para seguir avanzando.

Esto jamás debe interpretarse como conformismo en el médico emprendedor, sino como la capacidad para aceptar la realidad y darse el tiempo para considerar los elementos necesarios que permiten tomar las mejores decisiones.

Imagen: Bigstock