3 pensamientos que los residentes deben evitar SI O SI

El entrenamiento de residencia en medicina interna es exigente. Por lo tanto, aquí hay 3 pensamientos con los que te puedes topar dentro de la residencia médica y que debes evitar.

El entrenamiento de residencia en medicina interna es exigente y los residentes pueden experimentar una amplia variedad de dificultades profesionales y personales. Por lo tanto, existen pensamientos que los residentes deben evitar.

Por lo tanto, aquí hay 3 pensamientos con los que te puedes topar dentro de la residencia médica y cómo manejarlos.

3 pensamientos que los residentes deben evitar SI O SI

Miedo a cometer errores

La residencia puede ser un momento aterrador para los nuevos aprendices. Si bien trabajarás bajo la supervisión de los médicos tratantes, tendrás mucha más libertad y responsabilidad en el cuidado de los pacientes de lo que nunca tuviste como estudiante de medicina. El impacto de tus decisiones, tanto buenas como malas, será mucho mayor.

Esta dinámica puede generar parálisis de decisiones. Inevitablemente, te encontrarás en situaciones en las que el siguiente paso en la gestión no está claro. En estos contextos, con tanto en juego en sus decisiones, no es raro tener miedo de cometer errores.

Esto no es necesariamente algo malo. Un nivel saludable de miedo puede ayudar a moderar los instintos de manejo demasiado agresivos y puede ayudar a garantizar la seguridad del paciente. Pero al mismo tiempo, el temor a cometer errores hasta el punto de la indecisión puede impedir que tus pacientes reciban la atención que necesitan.

Síndrome del impostor

Con todos los nuevos desafíos que enfrentarás en la residencia, habrá momentos en los que te sentirás abrumado. Ante tales desafíos, algunos residentes pueden llegar a dudar persistentemente de sus capacidades clínicas, un fenómeno conocido como síndrome del impostor.

Como se define en un artículo de JAMA, el síndrome del impostor “es un término psicológico que se refiere a un patrón de comportamiento en el que las personas (incluso aquellas con evidencia externa adecuada de éxito) dudan de sus habilidades y tienen un miedo persistente de ser expuestas como un fraude”. Si bien afecta de manera desproporcionada a mujeres y minorías, señala Stanford Medicine, cualquier persona puede desarrollar el síndrome del impostor.

Al igual que con el miedo a cometer errores, albergar cierto grado de duda puede ser algo bueno. Las dudas sobre uno mismo pueden estimular la curiosidad intelectual, llevándote a conocimientos médicos útiles. También puede llevar a los médicos a pedir ayuda a sus colegas cuando no están seguros de cómo proceder en situaciones clínicas difíciles. Ambas cosas pueden proteger el bienestar de tus pacientes.

La necesidad de lucirse

Si bien algunos pueden responder a los problemas de los residentes, como el miedo a cometer errores o el síndrome del impostor, cerrándose, otros pueden saltar en la dirección opuesta, aprovechando cada oportunidad para demostrar sus conocimientos y habilidades.

Para cuando llegues a la residencia, habrás pasado miles de horas preparándote para convertirte en médico. Debes sentirte orgulloso de tus logros, pero también debes esforzarte por la modestia. Con frecuencia te encontrarás con pacientes, sus familias y sus colegas en escenarios clínicos cargados de emociones. Mantener la humildad es esencial para navegar con éxito en estos entornos estresantes.

La modestia te ayudará a relacionarte con los demás y facilitará el crecimiento personal. Al tomar conciencia de tus debilidades, será menos probable que pases por alto las oportunidades de aprendizaje.

Notas relacionadas:

Error de refracción ocular: aumentan casos entre estudiantes en línea ¿qué es?

COVID prolongado; menos común en totalmente vacunados

Por esta razón necesitamos las dosis de refuerzo contra el COVID-19