x

4 características de una mujer con liderazgo en medicina

Para una mujer, tanto en la industria de la salud como en otros sectores, el liderazgo puede llegar a ser más exigente debido a las expectativas de género

Es innegable que en México existe todavía una profunda disparidad de género. Un especialista médico, cuando es mujer, todavía debe buscar formas de empoderarse en el entorno laboral. La desigualdad entre ambas poblaciones no se ve únicamente en la base. También está presente en las esferas de liderazgo. Ahí, la balanza tiende a jugar en contra del género femenino.

Lo anterior se debe, frecuentemente, a las expectativas de género y liderazgo. Todavía se tiene, en diferente medida, una percepción de cómo debe comportarse una mujer. Desafortunadamente, muchas veces estas concepciones se entienden como contrarias a las del liderazgo. Estas concepciones deben cambiar, sin lugar a dudas. Sin embargo, mientras se alcanza ese estado ideal, las doctoras deben aprender a conciliar estas características encontradas:

Mujer demandante, pero cariñosa

Un líder médico debe exigir y demandar el mejor desempeño de su equipo. Al mismo tiempo, la sociedad espera que una doctora sea delicada y reconfortante. Esto provoca que muchas especialistas de la salud deban enfrentarse a situaciones difíciles. Especialmente, cuando deben impulsar proyectos e iniciativas urgentes, sin herir las susceptibilidades de sus compañeros.

Doctora con autoridad, pero que participe

Un líder debe demostrar, con su actitud, la capacidad de dirigir. Por otro lado, se espera que una mujer acepte su vulnerabilidad y reconozca que en la colaboración está la fuerza. Una doctora a la cabeza de un equipo de especialistas debe reafirmar su rol de gestión. A la vez, no puede permitir que se le tache de arrogante. Constantemente, es un tira y afloja con sus colaboradores.

Médico interesada en sus objetivos, pero también en los de los demás

La expectativa social es que una mujer sea, en general, servicial y esté dispuesta a apoyar a los demás. Por otro lado, un líder generalmente hace hasta lo imposible para sacar su equipo adelante. Muchas especialistas médicas son forzadas a encontrar un balance. En parte, para que no se aprovechen de su buena voluntad. En otra, para no ser percibidas como muy agresivas.

Especialista amigable, pero formal

Por lo general, una mujer es vista como accesible y agradable. Un líder, por el contrario, debería transmitir un aura de respeto, distancia y, en cierto sentido, superioridad. Muchas administradoras médicas deben aprender a manejar esta delgada línea de familiaridad con su equipo. Un enfoque muy lejano, puede crear sentimientos de apatía. Pero uno más cercano, de poca seriedad.


El liderazgo femenino no es sencillo. Mucho menos, dentro del sector salud. Sin embargo, entender las incongruencias de estas expectativas pueden ayudar a crear un mejor entorno. En especial, para cualquier mujer que, por su capacidad y habilidad, puede llevar a un equipo médico a superar todas las expectativas.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD