Como te hemos dicho en diversas ocasiones, la Medicina se basa en el trabajo en equipo. Sin importar el tamaño del hospital o unidad de salud en la que trabajes, siempre vas a necesitar de compañeros de diversas áreas para atender a los pacientes. La unión de esfuerzos es la clave para ofrecer un servicio integral y de calidad.

Por otra parte, lo que cualquier médico quiere es que sus compañeros sean trabajadores, apasionados y entregados. Todas son cualidades que facilitan las relaciones e incrementan el desempeño laboral. Aunque la realidad es que no siempre se puede tener colaboradores así.

Compañeros de trabajo que nadie quiere tener

En ese sentido, dentro de tu experiencia es probable que hayas tenido colegas de los más diversos tipos. Aunque si te toca alguno de los que describimos abajo será muy complicado trabajar porque vana contaminar tu ambiente laboral.

Críticón

Nunca se debe confundir a un crítico con un criticón. El primero siempre es bienvenido porque sus observaciones permiten crecer como persona. El problema se presenta con las personas que pertenecen al segundo grupo. Por lo regular son los peores compañeros de trabajo porque se quejan de todo y de todos, aunque casi nunca dicen las cosas de frente. Por culpa de ellos se pueden generar discusión internas que afectan en el rendimiento colectivo del consultorio.

Apático

La Medicina es una profesión absorbente y agotadora, por lo que puede ser natural que los médicos se encuentren cansados. Lo peor es cuando existen personas que no sienten la misma pasión que tú por su trabajo y todo el tiempo muestran una actitud desganada. Su actitud apática es contagiosa y por lo tanto debes alejarte de este tipo de personas.

Manipulador

En cualquier espacio de trabajo tiende a existir una persona que quiere manejar a los demás. En ocasiones utiliza al engaño como su principal herramienta para sacar beneficios propios Para ese tipo de gente el resto de compañeros de trabajo sólo son un medio para alcanzar sus objetivos particulares. Carecen de escrúpulos y con tal de ascender no dudan en traicionar a quien sea.

Lambiscón

Este tipo de personas siempre están atentas para adueñarse de los méritos de los demás y así querer caer bien a sus superiores. Nunca dejan pasar por delante una buena oportunidad, aunque para ello tenga que pisotear a sus compañeros, de quienes suelen informar sobre sus errores y debilidades para dar la sensación a los jefes de que son mejores que los demás.