4 tips de comunicación no verbal para emplear con tus pacientes

698

Como médico tienes una gran responsabilidad con tus pacientes. Es una cuestión de confianza, misma que puede ser reforzada al cuidar el proceso de comunicación médico-paciente.

Y con comunicación nos referimos a todo lo que dices y a todo lo que expresas con tu cuerpo, que también habla cuando interactúas con las personas que visitan tu consultorio.

Por eso, además de una buena preparación profesional, siempre debes cuidar la comunicación no verbal para causar una buena impresión en tus pacientes.

A continuación te presentamos 4 tips para controlar tu lenguaje corporal:

Seguridad

Es la forma que recibes a tu paciente, la manera en que entras a tu consultorio. Por eso nunca te quedes parado en la puerta antes o después de recibirlo sin realizar una expresión de cordialidad, pues tu paciente tendrá la sensación de entrar a un terreno desconocido. Evita también dar pasos pequeños porque dan a entender que eres  una persona insegura.   

Cuida tu postura

Una forma de demostrar una buena autoestima es a través de una correcta postura corporal. Mantente erguido cuando te encuentres con tus pacientes o con un importante socio, así transmitirás soltura, confianza y seguridad. Incluso los pasos largos son una muestra de que siempre deseas ir hacia adelante y que estás dispuesto a encontrar una solución para satisfacer la demanda de los pacientes.

postsaludiario-31-enero-16-03

Pon atención a tu mirada

Cuando haces contacto visual con tus pacientes, les estarás diciendo que te preocupas por ellos y que harás todo lo médicamente posible para que estén bien. Hazlo sobre todo cuando el paciente te diga sus preocupaciones y cuando le hagas preguntas acerca de su salud. Este tipo de comunicación también te dará la posibilidad de saber cómo se encuentra anímicamente.

Aprende a escuchar

La consulta no consiste en que sólo tú hables mientras tu paciente escucha y obedece todas las indicaciones que le das. Una consulta médica de calidad es aquella en la que realizas preguntas sobre aquello que le preocupa a la persona y das oportunidad a que éste se exprese con libertad.