4 tips que te ayudarán a competir contra otras empresas de salud

392

¿Cómo reaccionarías si una empresa de salud de renombre se instalara junto a tu consultorio? ¿Tu primera reacción sería de miedo o nerviosismo?

Tal vez puedas sentirse intimidado por el anterior escenario; sin embargo, lo mejor que puedes hacer en este caso, es aprovechar las ventajas que tienes ante una empresa de mayor renombre como por ejemplo:

  • Una mejor flexibilidad para adaptarte a los cambios.
  • Mayor capacidad de innovación.
  • Un acercamiento más directo con tus pacientes.

No hay motivo para que pienses que no podrás hacer frente a una empresa de mayor renombre. Existen algunos tips que pueden ayudarte a replantear tu estrategia para que puedas competir ante los grandes, sin desfallecer en el intento:

Asóciate

  • Una gran idea es buscar a otras pequeñas empresas para buscar alianzas. Puedes juntarte con ellas para comprar en cantidad a proveedores y así obtener descuentos, o bien, pueden invertir en una nueva campaña de promoción de marketing u organizar una feria de la salud.

Ofrece calidad

  • Una de las grandes ventajas que tienes como pequeña o mediana empresa, es el trato directo con tus pacientes. Tú mismo puedes brindar atención personalizada desde que la persona llega a tu clínica, hasta que se retira de ella. Y no sólo eso, puedes llamarle cada cierto tiempo o enviarle un correo electrónico para saber qué tal se ha sentido o para recordarle su próxima cita en tu consultorio.

Ofrece nuevos servicios o mejora los que ya tienes

  • Algunas empresas grandes, ya sea por cuestión de costo o logística, no toman en cuenta algunos servicios que tú puedes aprovechar al máximo, como por ejemplo los paquetes de chequeo médico familiares o los seguimientos personalizados a tus clientes más antiguos mediante envío de mailings o llamadas telefónicas.

No te olvides de internet

  • Puedes echar un vistazo a la página web de tu competencia para saber cuáles son los servicios que tú podrías mejorar a través de internet y redes sociales. Qué tal promocionar tus servicios médicos en tu propio sitio web o redes sociales, o bien, mostrar fotos de tus instalaciones y del personal médico que ahí labora. También puedes aprovechar tu página web o las redes sociales para fomentar hábitos saludables que ayuden a evitar algunas enfermedades.