Dentro del sector salud, la atención médica puede necesitarse en cualquier lado. Así, les posible que en algún punto de tu carrera se te presente una gran oportunidad. ¿La única desventaja? Que debes de mudarte de tu hogar. Aunque la decisión para algunos profesionales puede ser muy sencilla, para otros es algo más complejo. Antes de saltar a la acción, ten en cuenta lo siguiente:

1Es una decisión con implicaciones profesionales y personales

Mudarte implica un proceso de cambio. Si formas parte de una familia, debes considerar lo que esta decisión significa para tu pareja, padres, hermanos, hijos. Incluso si eres un doctor sin obligaciones, hay otros factores que no puedes olvidar. ¿Se trata de una oportunidad con futuro? ¿Vale la pena el esfuerzo para un trabajo que no tiene futuro? ¿Qué significa para tu carrera?

2Piensa de forma holística

Cuando tratas de averiguar si mudarte o no, no es cuestión de un simple trabajo. Es tomar una determinación de identidad. En un futuro, ¿quién quieres ser como persona y como médico? Si la nueva ciudad o pueblo no se ajusta a tu estilo de vida, ¿podrías soportarlo? Aquí, es importante ver más allá de los pros y contras inmediatos. Hay que pensar en los beneficios a largo plazo.

3Discute el mudarte con tu pareja

Si formas parte de un matrimonio o un noviazgo estable, la decisión no puedes tomarla unánimamente. Parte de una relación seria es construir un futuro en conjunto. Así pues, hay que discutir cómo este cambio afectará la vida personal y profesional de la otra persona. Recuerda que, mientras tú empiezas una nueva etapa, tu pareja aterrizará en medio de la nada.

4Habla con tus hijos un poco

Si ya tienes niños que dependen de ti, también necesitas dejar las cosas en claro con ellos. Por lo general, los jóvenes tienen mayor facilidad para adaptarse a nuevos entornos. Sin embargo, a ciertas edades (especialmente, en la adolescencia) el cambio puede ser especialmente duro. Tampoco se puede cometer el error de consultarlos mucho, porque se crea tensión innecesaria.

5Considera tu desarrollo

Mudarte es una excelente forma de evolucionar profesionalmente. Podrás conocer nuevos compañeros y especialistas. Igualmente, viajar puede abrir tu panorama a experiencias que mejorarán tu atención. Sin embargo, cambiarse de zona implica, en un sentido, empezar de nuevo. Aunque hayas tenido una red de contactos en casa, ahora debes desarrollar otra.