El romance no conoce límites. Por más que tu centro médico sea un espacio de trabajo, también representa el lugar donde pasan más tiempo los doctores. Por eso, no es raro escuchar historias de colaboradores que inician una relación. Tampoco es raro que este tipo de interacciones tengan consecuencias negativas para los involucrados. Y es que pocos expertos siguen estos pasos:

1Analizar los riesgos

Dentro de un espacio de trabajo, el romance tiene un precio. Pueden surgir conflictos de interés. También surgen dudas sobre si la prioridad es la pareja o el bienestar del equipo. Además, la reputación puede verse afectada negativamente. En especial con relaciones jefe-subordinado.

2Tener las mejores intenciones

Entre más puro sea el romance, mejor será visto por tus colegas y supervisores. Si en el centro médico se percibe que la relación es utilitaria (es decir, que buscas un beneficio), afectará tu reputación. Solo establece una relación amorosa si los sentimientos son sinceros.

3Conocer las políticas de trabajo

Muchos espacios de trabajo, incluidos los centros de salud, tienen reglas sobre romance entre colaboradores. En algunos lugares están estrictamente prohibidas. En otros, requiere llenar extensos formularios. Antes de iniciar la relación, debes enterarte y cumplir con estos parámetros.

4Evitar romance con jefes o subordinados

Un buen líder médico evita tener relaciones de amistad con sus colaboradores. Por las mismas razones, debería alejarse lo más posible de una interacción amorosa con ellos. Si los sentimientos no pueden suprimirse, lo mejor es tramitar un cambio a otra área o equipo para prevenir conflictos.

5Dar a conocer la relación

La peor decisión que se puede tomar, bajo cualquier circunstancia, es esconder el romance. No solo se va revelar tarde o temprano. Además, puede debilitar la confianza que se tiene en todo el equipo. Si no hubo sinceridad en este aspecto, ¿en qué otros casos se ha recurrido a mentiras?

6Imponer límites claros

Al final, el centro médico es un lugar de trabajo. Cuando un romance se empieza a manifestar abiertamente en el entorno laboral (coqueteo, peleas), tiende a aumentar la incomodidad. Esto a su vez hace que el equipo sufra un golpe a la moral y, en el peor de los casos, desee renunciar.

7Preparar una posible ruptura

No todas las relaciones tienen éxito. Si tu romance no prospera, también infórmalo a tus superiores y colaboradores. Procura reducir el drama al mínimo posible con tu ex-pareja.