Ser médico siempre ha implicado diversos riesgos y hoy más que nunca se puede apreciar lo peligroso que es dicha profesión. Más allá del desgaste mental que implica vivir extensas jornadas de trabajo y tener que soportar a los pacientes que no siempre son amables, ahora se suma el Covid-19. El problema de salud pública más importante en el mundo ya ha provocado diversas afectaciones dentro del gremio sanitario.

Como muestra de lo anterior se puede apreciar el elevado número de médicos y personal de otras áreas de la salud que han sido infectados. Con base en el reporte más reciente de la Secretaría de Salud (SSa) ya son 11 mil 394 casos positivos.

Para dimensionar la magnitud del problema se debe tomar en cuenta que de manera general van 54 mil 346 casos positivos en México. De tal forma, al hacer un comparativo el 21 por ciento corresponde a trabajadores de la salud.

Lugares de trabajo de los médicos infectados

Por otra parte, el Dr. José Luis Alomía, director de Epidemiología de la SSa, presentó un reporte con respecto a los contagios que se han presentado dentro del sector de la salud. En el documento se exponen las instituciones en las que laboran los médicos mexicanos que han sido infectados.

  • IMSS – 5481
  • SSa – 4160
  • ISSSTE – 722
  • Estatales – 210
  • Privados – 178
  • PEMEX – 129
  • IMSS-Bienestar – 89
  • Universitario – 37
  • Municipal – 10
  • SEMAR – 8
  • SEDENA – 8
  • DIF – 2

En ese sentido, el funcionario agregó que es complicado obtener conclusiones generales. Uno de los motivos principales es que gran parte de los médicos no tienen un trabajo sino varios y por lo regular trabajan en distintas instituciones.

Otro aspecto que mencionó es que resulta natural que el IMSS encabece la lista por ser la institución de salud pública más grande del país. A la fecha brinda atención a cerca de la mitad de los mexicanos.

Por otra parte, también hizo énfasis en que no se ha podido comprobar que todos los contagios entre trabajadores de la salud se hayan producido dentro de los hospitales al realizar sus labores. También existe la posibilidad de que hayan tenido su origen fuera de las instalaciones hospitalarias.

Aunque sin importar lo anterior, lo cierto es que todos los trabajadores de la salud necesitan contar con los insumos y equipos de protección para poder realizar sus actividades con el menor riesgo posible.