Dentro de tu actividad médica diaria se encuentra la atención a pacientes y sabes que existen algunos malestares que se repiten con demasiada frecuencia. Dentro de los principales está la cefalea porque está asociada con una gran cantidad de enfermedades. Inclusive durante los últimos meses se ha comprobado que es uno de los mayores síntomas de la Covid-19. Además también suele manifestarse en gran cantidad de las personas que reciben la vacuna contra esta nueva enfermedad.

Más allá de la causa de la molestia, lo que desean los pacientes es una solución que sea eficiente y se produzca lo más pronto posible. Lo natural es recetar a los pacientes una de dos opciones que son similares entre sí. Son el ácido acetilsalicílico o Ibuprofeno, además de económicos ambos son medicamentos de venta libre (OTC), lo que facilita su adquisición.

Alternativa que ofrece resultados más rápido

A pesar de sus similitudes cada uno tiene características únicas. El estudio In-vivo disintegration and absorption of two fast acting aspirin tablet formulations compared to ibuprofen tablets using pharmacoscintigraphy reveló que los comprimidos del ácido acetilsalicílico formulados con partículas microactivas se desintegran cuatro veces más rápido que las tabletas de ibuprofeno. Por lo tanto ofrece un alivio más rápido del dolor.

Este beneficio es relevante para los mexicanos porque, de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), el 80 por ciento de la población sufre gastritis. Eso deriva en dolor estomacal, reflujo e indigestión como consecuencia de varios factores, como una dieta inadecuada y horarios de comida irregulares. Mientras que las úlceras gástricas tienen una prevalencia de entre 15 y 20 por ciento.

Otros beneficios

A través de una conferencia el Dr. Alberto Paredes, responsable de Asuntos Médicos y Desarrollo Clínico a nivel global de la división Consumer Health de Bayer, señaló que cuando se experimenta dolor agudo, como la cefalea tensional, es importante no sólo aliviar el dolor lo más pronto posible sino recurrir a medicamentos que sean mejor tolerados por el estómago.

“Con este objetivo, se diseñaron las nuevas partículas microactivas del ácido acetilsalicílico y, a través de un estudio con tecnología de gammagrafía conducido por Bayer, se observó su perfil dinámico en el cuerpo comparado con dos activos farmacéuticos, que también son de venta libre: ibuprofeno e ibuprofeno lisina”.

Así, se obtuvieron imágenes del proceso y tiempo de desintegración de cada uno de los productos investigados. El trabajo demostró que las tabletas con tecnología de partículas microactivas de ácido acetilsalicílico se desintegran cuatro veces más rápido que el ibuprofeno.

Esto facilita una acelerada absorción del ácido acetilsalicílico que resulta en pronto alivio del dolor como se ha demostrado en estudios clínicos de eficacia. Aunado a esto, el estudio mostró que los comprimidos de partículas micro activas de ácido acetilsalicílico tienen un mínimo y fugaz contacto directo con la mucosa gástrica y, en consecuencia, una reducida irritación local del estómago.

Al respecto, la Dra. Rocío Guillén, Directora de la Clínica del Dolor ALIVE y Presidenta de la Asociación Mexicana para el Estudio y Tratamiento del Dolor (AMTD), dijo que se puede indicar esta opción en diferentes escenarios de dolor agudo que generalmente tienen corta duración. Ejemplo de ello es la cefalea tensional.

“Cuando esto sucede los nociceptores que son las terminaciones nerviosas sensibles al dolor, se activan y transmiten la señal de malestar al sistema nervioso central. Es importante señalar que tanto el activo ácido acetilsalicílico como el ibuprofeno e ibuprofeno lisina pertenecen al grupo de antiinflamatorios no esteroideos, que son el primer escalón en el tratamiento del dolor de la Escalera Analgésica de la OMS, ya que actúan directamente sobre la causa del malestar.