Al menos existen 8 mil personas con la enfermedad de Huntington en México

En el IMSS se ofrece la alternativa de terapia, medicamentos e inclusive cirugía para pacientes afectados con la enfermedad de Huntington.

0
105

Con terapia, medicamentos e incluso cirugía, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atienden la enfermedad de Huntington, un raro padecimiento que se estima sufren alrededor de ocho mil personas en el país y que se caracteriza por movimientos involuntarios de tipo baile o contorsionales.

El Dr. Carlos Eduardo Martínez Cortés, neurólogo de la Clínica de Trastornos de Movimiento del Hospital de Especialidades del CMN Siglo XXI, explicó que mediante antipsicóticos y benzodiacepinas se busca reducir los movimientos involuntarios para que el paciente tenga mayor control de sus extremidades y pueda realizar sus actividades cotidianas con normalidad.

Opciones disponibles en el IMSS

Algo innovador que se ofrece en el IMSS es la cirugía, la cual está indicada cuando los movimientos del Huntington se vuelven severos e incapacitantes, pues el medicamento que se brinda deja de ser suficiente.

Requiere primero una evaluación por parte del neurólogo y si consideramos que es candidato, se realiza la cirugía: se colocan dos electrodos en la parte profunda de su cerebro, se genera una corriente eléctrica en la punta de este electrodo y esta energía, por así decirlo, mejora los síntomas del movimiento involuntario.

Para ofrecer un tratamiento integral se brinda terapia psiquiátrica a las personas con esta enfermedad y que padecen depresión, ansiedad e incluso psicosis, ya que el paciente comienza a sufrir desórdenes mentales debido a la pérdida de células nerviosas en diversas regiones del cerebro.

Indicó que lo más común es que este padecimiento aparezca entre los 30 y 50 años de edad, aunque también hay casos de pacientes que lo sufren en la niñez o juventud, y otros que manifiestan síntomas hasta la edad adulta mayor.

Señaló que con un tratamiento adecuado el paciente tiene una mejoría importante y puede volver a su actividad social y laboral, aunque al ser una enfermedad genética, degenerativa y progresiva, actualmente no tiene cura y el tratamiento es únicamente para los síntomas.

Explicó que ante la sospecha de la enfermedad, se realiza un historial completo para conocer el árbol genealógico del paciente a fin de conocer si algún familiar tuvo o tiene este mal genético, además de estudios de resonancia magnética, laboratorio y genética para confirmar el diagnóstico.

Taboola