Si algo ha demostrado la Covid-19 es que cualquiera puede infectarse. No existen diferencias entre clases sociales ni creencias religiosas. Inclusive aunque se adopten las medidas recomendadas de protección siempre existirá el riesgo de contagio. Hasta el momento se han confirmado casos entre personas de todas las profesiones y los políticos no son la excepción.

En el caso de nuestro país ya son varios los gobernadores y titulares de secretarías e instituciones que han dado positivo a la prueba. Uno de los casos más conocidos fue Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Aunque después de dos semanas de permanecer en aislamiento se verificó que logró superar a la enfermedad.

Otro infectado dentro de la clase política

Pero ahora se suma un nuevo contagiado y se trata de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hijo del expresidente Lázaro Cárdenas del Río y fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La noticia fue dada a conocer por el mandatario Andrés Manuel López Obrador durante un acto público realizado esta mañana. Al mismo tiempo, mandó sus mejores deseos para que el político tenga una pronta recuperación.

Por su parte, Cárdenas actualmente tiene 86 años, por lo que se ubica dentro de uno de los grupos vulnerables y su riesgo de sufrir complicaciones es elevado. Aunque también son numerosos los casos de personas de edad avanzada que han logrado reponerse.

Ahora bien, Cuauhtémoc se mantiene como uno de los políticos más respetados en nuestro país. En su momento fue uno de los máximos representantes de la ideología de izquierda, además de ser candidato a la presidencia en 1988, 1994 y 2000. Aunque desde 2014 ha dejado de pertenecer a partido alguno y se ha mantenido alejado de los reflectores.

Cifra actualizada de casos en México

En otro orden de ideas, con base en el recuento más reciente de la Secretaría de Salud (SSa), hasta este momento México registra 658 mil 299 casos positivos y 70 mil 183 defunciones por Covid-19. Aunque uno de los aspectos a destacar es que por primera vez desde el inicio del brote ninguna entidad del país se encuentra en color rojo dentro del semáforo epidemiológico.

Pese a que existe una mejora lenta pero paulatina, se teme que el comienzo de la temporada de influenza en octubre provoque un aumento de casos. Además también influyen otros aspectos como la apertura de negocios, lo que ha derivado en una mayor movilidad en las principales ciudades del país.