Oficialmente iniciamos la mitad de este 2021 y esto ha implicado nuevos avances y más cambios en cuanto a la venta de medicamentos.

¿Qué ha sucedido?

Lo primero que debemos saber y, gracias a un estudio realizado por IQVIA es que, aún el segmento de productos éticos o Rx, comienza a desacelerarse al igual que OTC y Patient Care.

Entre lo que más ha crecido, se destacan las vitaminas, relajantes e inductores del sueño. Analizando este punto, es claro que el COVID-19 trajo consigo consecuencias no sólo físicas, sino a nivel emocional y esto ha causado que más gente comience a ocuparse de su salud mental.

Hoy en día, este cuidado es uno de los temas que más relevancia ha tenido a partir del confinamiento, pues las preocupaciones e inquietudes a nivel personal crecieron y, sin duda, poner atención a esto llegó para quedarse.

De igual forma, productos como: cubrebocas, glucómetros, medidores de presión arterial y desinfectantes se mantienen en crecimiento.

Por otro lado, existe caída en categorías de cuidado personal y productos respiratorios; el cuidado personal si bien, sigue siendo importante, la mayoría de las personas están volviendo a sus actividades cotidianas y es claro que el tiempo que le dedicaban a esto durante el confinamiento no es el mismo. En cuanto a los productos respiratorios, podemos decir que existe una caída y esto claro que se debe a la disminución de enfermedades respiratorias causadas por este virus.

Los hábitos de compra también se han modificado, pues ahora la mayoría de las personas ha vuelto a los establecimientos para adquirir sus productos.

El primer ejemplo es en alimento para bebé y fórmulas infantiles.

El siguiente es en analgésicos, vitaminas, antigripales y remedios para la piel (medicamentos OTC).

La mitad de los consumidores compraba en línea productos de OTC y lo seguirá haciendo, sin embargo, la preferencia se inclina a comprarlos de manera física.

Para concluir, es claro que mucho de lo mencionado se veía venir y es importante destacar que, a nivel farmacéutico, las compras en línea son muchísimo más exigentes, pues hablamos de la salud de cada paciente y de lo que NECESITA.

Y es aquí en donde resaltan 2 puntos:

1. Es claro que esta exigencia es debido a que el paciente requiere precisión para sus tratamientos, malestares e incluso prevención. Por ello, la mayoría decide hacerlo por sí mismo, pues conocen sus padecimientos, necesidades y deseos para mejorar (considerando también la opinión médica).

2. En este punto surge la cuestión más importante: ¿la dinámica de venta en línea es lo suficientemente buena para los pacientes? Podríamos decir que, hasta cierto punto, cumple con las expectativas, sin embargo, aún se tienen áreas de oportunidad para lograr que quienes requieran hacer una compra en línea decida de hacerlo de esta manera y no yendo a los establecimientos.

Sin duda, hay mucho por hacer para lograr un equilibrio que satisfaga al paciente y al médico porque, después de todo, la salud sigue siendo la prioridad.

Fuentes:

IQVIA

Héctor Salinas es egresado del CECC Pedregal en la Licenciatura en Marketing y Publicidad. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la industria pharma para el desarrollo de campañas y proyectos especiales para las principales farmacéuticas a nivel mundial. Actualmente es CEO de Sistemas Integrales, agencia líder en el ramo farmacéutico con productos y marcas que cuentan con líderes en el mercado health.