Aunque, el Ántrax es una enfermedad infecciosa, que prevalece en los animales salvajes y domésticos con pezuñas, más que en el ser humano. Es real, que esta bacteria se encuentra fácilmente en la tierra y puede generar complicaciones graves al organismo, si sus síntomas no son atendidos a tiempo. Ya que, es posible que afecte la piel, el tracto intestinal o el sistema respiratorio, poniendo en riesgo la vida.

Sobre todo, porque esta enfermedad no es contagiosa, pero las esporas que la produce, pueden entrar al cuerpo a través de la respiración, heridas, rasguños o el consumo de alimentos contaminados.  Además, las personas que se encuentran en zonas agrícolas y tienen contacto con el ganado vacuno, ovejas, cabras o camellos se ven más expuestos a esta bacteria.1

De esta misma forma, los veterinarios y los trabajadores del sector ganadero, corren mayor peligro de contaminarse. Debido al contacto con los tejidos de los semovientes y los productos de animales infectados. Pero, igualmente los individuos que consumen carne contaminada poco cocida, tienen un alto riesgo de padecer las secuelas de esta enfermedad.

Consecuencias del Ántrax

Podemos ver, que el ántrax cutáneo es el principal motivo de consulta médica a causa de esta bacteria grampositiva y baciliforme. Principalmente, porque, si bien, inicialmente parece una simple picadura de insecto. Posteriormente se convierte en una ulcera cutánea; que en poco tiempo logra afectar los ganglios linfáticos y formar un área necrótica; que requiere celeridad en el tratamiento con antibióticos.1

De manera similar, el ántrax por inhalación, se percibe primero como una infección respiratoria, con fatiga e hipoxia. Sin embargo, en poco tiempo, el paciente empieza a presentar estados febriles agudos y meningitis. Ya que, las bacterias viajan a través del torrente sanguíneo hacia el cerebro y la medula espinal. Lo que señala una atención inmediata, para frenar la alta tasa de letalidad.2

Así, también, la forma clínica del ántrax por ingestión de alimentos contaminados, puede referir síntomas en la zona orofaríngea. Pero se da con mayor frecuencia en el sistema digestivo y tracto intestinal. Es así, como se caracteriza por dolores abdominales, vomito, perdida del apetito y fiebre. Llevando probablemente a que evolucione en una septicemia, si no se trata en corto tiempo.3

Importancia de un buen diagnostico

Como vemos, los síntomas pueden asociarse a otras patologías. Por lo tanto, la medición de anticuerpos, el conteo de linfocitos y el estudio de fluidos corporales, se hace necesaria para darle mayor claridad al diagnóstico y al tratamiento. Además, es importante escrutar si existen antecedentes de exposición a las esporas; en áreas agrícolas o por medio del contacto con animales; que producen esta enfermedad.

Es así, como el tratamiento se debe implementar en forma temprana con antibióticos orales o intravenosos. Logrando que en la mayoría de los casos se puedan revertir los síntomas y curar la enfermedad. Sin embargo, en los casos de inhalación, la reserva del tratamiento es menos alentadora.

De hecho, el ántrax puede causar graves complicaciones en la salud. Por tanto, la prevención se torna una estrategia muy valiosa. De ahí la importancia de adquirir carne certificada y consumir los alimentos bien cocidos. Además, en caso de sospecha, es importante recurrir al servicio de salud para realizar un diagnóstico temprano, que puede llegar a salvar la vida.

Referencias:

  1. 1. Valdespino-Gómez José Luis, García-García Ma. de Lourdes. El A, B, C, sobre ántrax, para personal de salud. Salud pública Méx  [revista en la Internet]. 2001 Dic [citado 2021 Mayo 31]; 43(6): 604-613. Disponible en:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342001000600013&lng=es.

  1. 2. Perret P Cecilia, Maggi C Leonardo, Pavletic B Carlos, Vergara F Rodrigo, Abarca V Katia, Dabanch P Jeannette et al. Ántrax (Carbunco). Rev. chil. infectol.  [Internet]. 2001 [citado 2021 mayo 31]; 18(4): 291-299. Disponible en:

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182001000400008&lng=es.

  1. 3. Camilo Guzmán-Terán, Alfonso Calderón-Rangel, Ella Soto-Gómez. Ántrax: Enfermedad aún vigente. Avances en Salud. [internet] 2017 [ consultado 31 mayo 2021];1(2): 55-68. Disponible:

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/1224-Texto%20del%20art%C3%ADculo-3132-2-10-20180309.pdf.