Dentro de los diversos problemas por los que atraviesa el sistema de salud de nuestro país, uno de los más graves es el déficit de médicos especialistas. Todavía se recuerda la frase del entonces titular de la Secretaría de Salud (SSa), José Narro, quien expuso que en México existía una saturación de médicos generales pero faltaban especialistas.

Para tener una idea más clara de la situación actual, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentó el Estudio diagnóstico del derecho a la salud 2018 en el que muestra que la media nacional de médicos especialistas es de uno para cada mil 408 mexicanos.

Esto resulta bastante preocupante porque es uno de los factores que influyen en la actual crisis de salud de nuestro país. Es por eso que resulta indispensable apoyar la formación de más médicos especialistas en geriatría, neurología, nefrología, radiología, cirugía plástica, genética, reumatología y radiología, que son algunas de las áreas que presentan mayor déficit.

Recambio inadecuado de especialistas

A su vez, se deben considerar otros factores, como el envejecimiento de la población, lo que propicia que cada vez se requieran más especialistas para atenderlos. Un punto más que influye es que no existe un recambio adecuado entre generaciones.

Por su parte, de acuerdo con la Academia Nacional de Medicina (ANM), tan sólo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se estima que se jubilan 2 mil especialistas cada año.

Ante este panorama, muchos jóvenes afirman que sí existen estudiantes interesados en convertirse en especialistas, pero el problema es la falta de lugares.