Uno de los inventos más importantes de los últimos meses es la vacuna contra la Covid-19. Aunque al inicio parecía imposible conseguirla en tan poco tiempo, al final fue posible. Para lograrlo se requirió de una inversión millonaria y cumplir con todos los protocolos sanitarios. Eso implicó someter a ensayos clínicos los biológicos para verificar su correcto funcionamiento. Aunque algunos han demostrado un correcto funcionamiento también se ha detectado que provocan efectos adversos. Dentro de la lista, el más grave e inclusive mortal es la Trombocitopenia Trombótica Inmune Inducida por Vacuna (TTIIV).

Probabilidad de que ocurra

En ese sentido, todo parte de una investigación publicada en el New England Journal of Medicine. De acuerdo con las cifras presentadas ocurre un caso por cada 50 mil personas que reciben la inmunización en el grupo de menores de 50 años. Mientras que cuando tienen más de esa edad la cifra es de uno por cada 100 mil personas.

La incidencia acumulada de esta afectación después de la vacunación con una inmunización basada en vectores de adenovirus no replicantes varía de 0.5 a 6.8 casos por cada 100 mil personas vacunadas. Las tasas de incidencia difieren según la vacuna, la edad, el sexo, la distribución geográfica y la interpretación de la definición de caso. Hasta ahora se ha confirmado que este síndrome se presenta predominantemente en mujeres (más del 80 por ciento) y en menores de 60 años de edad, caracterizándose por la presencia de:

  • Trombosis de predominio venoso, particularmente en sitios poco frecuentes que incluyen las venas intracerebrales o las intrabdominales (esplácnicas).
  • Trombocitopenia moderada a grave, en promedio: 20,000 plaquetas/µL (rango 9,000 a 113,000/µL).
  • Anticuerpos contra el Factor 4 Plaquetario (F4P) y/o pruebas funcionales específicas de activación plaquetaria.

Hasta ahora existen dos tipos de vacunas que están asociadas la TTIIV. Por una parte, el síndrome inicia entre 4 y 30 días después de la aplicación de la inmunización AZD1222 de AstraZeneca y con una menor frecuencia con la de Johnson & Johnson.

¿Por qué ocurre?

De momento se ha atribuido a la interacción de un antígeno integrado por algún componente de la vacuna aún no especificado y el F4P (como ocurre en la Trombocitopenia Inducida por Heparina), complejo que induce la formación de anticuerpos antiF4P, que se unen a receptores específicos localizados en las plaquetas, algunas células inflamatorias y el revestimiento interno de los vasos sanguíneos. Lo anterior, lleva a la activación de la coagulación y a la formación de trombos en vasos sanguíneos, encontrándose en paralelo, disminución del número de plaquetas en la circulación, debido a que quedan atrapadas en los coágulos o a que son destruidas por los anticuerpos anti-F4P, lo que podría producir hemorragia.

Por todo lo mencionado es fundamental que todos los profesionales de la salud conozcan los aspectos fundamentales sobre este efecto secundario. Aunque su incidencia es muy baja se puede presentar en cualquier momento e inclusive ya se han reportado fallecimientos.

Todo lo anterior llevó a la Secretaría de Salud (SSa) a publicar la primera guía mexicana para la detección de casos sospechosos en las unidades médicas de primer contacto. El objetivo del documento es proponer definiciones operacionales que coadyuven a la detección oportuna de casos sospechosos y/o probables de TTIIV. De esta manera se puede asegurar la referencia oportuna a los centros hospitalarios donde habrán de recibir el tratamiento adecuado.

De tal forma, es indispensable que tú como profesional de la salud conozcas la siguiente información. No importa la institución en la que trabajes porque son datos de interés general. El documento es de acceso libre y lo puedes descargar en este enlace.