Cada 15 minutos se registra un deceso por cáncer de próstata en México. Por lo tanto se trata del tipo de tumor más mortal en varones. En total cada año provoca más de siete mil defunciones y en el resto del planeta el panorama es bastante similar. Por lo mismo es fundamental que prevalezca una detección oportuna para iniciar de inmediato con el tratamiento más adecuado para cada paciente. Con esto se podrían salvar miles de vidas.

Ahora bien, como apoyo para el personal médico existen dos documentos de reciente creación que es necesario que conozcas. La misión de ambos es ofrecer un apoyo con respecto a la forma correcta de atender y tratar a los varones con sospechas o casos confirmados de este tipo de neoplasia.

Estandarizar la atención a los pacientes

En primer lugar, en 2018 fue creada la Norma Oficial Mexicana NOM-048-SSA2-2017 para la prevención, detección, diagnóstico, tratamiento, vigilancia epidemiológica y promoción de la salud sobre el crecimiento prostático benigno (hiperplasia de la próstata) y cáncer de próstata (tumor maligno de la próstata).

Contar con este documento hace posible establecer los criterios para el diagnóstico, tratamiento y vigilancia de quienes viven con este tipo de cáncer. Además de que beneficia no solo a los pacientes sino también a los médicos y centros de salud para que cumplan con los siguientes objetivos:

  • Contribuir en el desarrollo de programas de detección oportuna.
  • Acreditar hospitales para su atención.
  • Actualizar y vincular las Guías de Práctica Clínica y protocolos de atención.
  • Garantizar la disponibilidad de opciones terapéuticas en diferentes etapas.
  • Fortalecer capacitación y profesionalización del cuerpo médico.
  • Inclusión de tratamientos de última generación en los cuadros básicos.

Consejos básicos para todo el personal médico

Por su parte, la NOM señala que todos los profesionales de la salud deben proporcionar al paciente la información y orientación con apoyo de material educativo. Además deben tomar en cuenta la situación y rol de género con el fin de facilitar la toma de decisión voluntaria, consciente e informada, referente a la importancia de tamizaje oportunista, el diagnóstico temprano.

También se menciona que la consejería debe ser impartida por los profesionales de la salud capacitados, como parte de las acciones encaminadas a fomentar la detección y diagnóstico oportuno.

De igual forma, brindar la información completa para coadyuvar a que el paciente decida sobre la aprobación de la detección integral o la adopción de alguna forma de tratamiento, haciendo énfasis en los riesgos y beneficios que le ofrecen estas alternativas de acuerdo con las características de cada caso.

Mientras que si el paciente cuenta con datos positivos de patología prostática, el médico tratante debe realizar la historia clínica completa con enfoque especial a la naturaleza y duración de los síntomas del tracto genitourinario, enfermedades concomitantes (diabetes mellitus, hipertensión arterial sistémica, hipercolesterolemia, enfermedad cardiovascular, entre otros), procedimientos quirúrgicos previos, en particular los que afectan al tracto urinario, condiciones generales de salud, historia sexual y medicamentos utilizados.