Así es como la diabetes impacta en la salud bucal de los pacientes

Hay un síntoma más común de la diabetes que puede hacer que la afección no se detecte en tus pacientes: problemas bucales.

245

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a una gran población en todo el mundo. Puede afectar a todo el cuerpo, incluidos los ojos, los nervios, el corazón y los riñones. La mayoría de las personas son conscientes de los signos y síntomas de la enfermedad, pero algunas personas no muestran ningún síntoma, lo que deja la afección sin detectar. Algunos de los síntomas comunes de la diabetes incluyen hambre excesiva, micción frecuente, irritabilidad y fatiga.

Indice en México

Desde el año 2000, la diabetes mellitus en México es la primera causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre los hombres. En 2010, esta enfermedad causó cerca de 83 000 muertes en el país.

La diabetes es un padecimiento en el cual el azúcar (o glucosa) en la sangre se encuentra en un nivel elevado. Esto se debe a que el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina, una hormona que ayuda a que las células transformen la glucosa (que proviene de los alimentos) en energía. Sin la suficiente insulina, la glucosa se mantiene en la sangre y con el tiempo, este exceso puede tener complicaciones graves.

Sin embargo, hay un síntoma más común de la diabetes que puede hacer que la afección no se detecte: problemas bucales.

A continuación te decimos cuáles son:

Sequedad de boca

La boca seca es uno de los primeros signos de diabetes tipo 2, conocida como xerostomía. La diabetes puede causar falta de saliva en la boca, lo que puede hacer que se sienta reseco y con mucha sed. También puede provocar dolor, úlceras, infecciones y caries si no se controla la diabetes.

Enfermedad de las encías

¿A alguno de tus pacientes le sangran los dientes o las encías mientras se cepilla o usa hilo dental? Puede ser una señal temprana de enfermedad de las encías. La diabetes puede hacer que las encías sangren y se inflamen, lo que se conoce como gingivitis. Si no se trata a tiempo, puede provocar una infección más grave llamada periodontitis que destruye los tejidos blandos y los huesos que sostienen los dientes.

Caries dentales

Los niveles altos de azúcar en sangre pueden aumentar su riesgo de caries. Su boca tiene muchos tipos de bacterias, que al interactuar con azúcares y almidones, forman placa. El ácido de la placa ataca el esmalte, provocando caries y enfermedades de las encías. La caries dental, si no se trata, puede causar dolor e infección e incluso la pérdida de los dientes.

Candidiasis

La candidiasis oral, también llamada candidiasis, es una infección por hongos. Las personas que padecen diabetes suelen tener antibióticos para combatir las infecciones, lo que las hace propensas a las infecciones por hongos en la boca y la lengua. Los signos comunes de la candidiasis incluyen parches rojos y blancos dolorosos en la boca, la lengua, las encías, las mejillas y el paladar. Estos parches incluso pueden convertirse en llagas abiertas.

Quema de boca y lengua

Quemarse la boca y la lengua es una condición compleja y dolorosa. Una sensación de ardor dentro de la boca es causada por niveles descontrolados de glucosa en sangre, que se acompaña de boca seca, sabor amargo y sensación de ardor. Los síntomas pueden empeorar a lo largo del día.

Notas relacionadas:

Médico investigado por recetar antiparasitario contra el COVID-19

¿Deberían perder sus licencias los médicos que difunden información falsa de COVID?

¿Qué se puede esperar con una tercera dosis de vacuna COVID-19?

¡No todo es COVID! tratamiento contra la malaria demostró ser 100% efectivo en ensayo…