Más allá de los colores del arcoíris; barreras en la atención médica para personas LGBTQ+

Durante el Mes del Orgullo es fácil encontrar productos de salud con los colores LGBTQ+ Pero la atención médica real puede ser más difícil de conseguir.

  • Durante el Mes del Orgullo, es fácil encontrar productos de salud y bienestar con los colores del arcoíris.
  • Pero la atención médica real que satisfaga las necesidades de los miembros de la comunidad LGBTQ puede ser más difícil de conseguir.
  • Un nuevo estudio sugiere que las minorías sexuales y de género pueden enfrentar barreras únicas para la atención médica, especialmente en las áreas rurales.

 

Durante el Mes del Orgullo, es fácil encontrar productos de salud y bienestar con los colores del arcoíris, desde vendas, enjuagues bucales y rastreadores de actividad física, en tiendas o en línea. Pero la atención médica real que satisfaga las necesidades de los miembros de la comunidad LGBTQ puede ser más difícil de conseguir.

Un nuevo estudio cualitativo realizado por Zachary Ramsey, candidato a doctorado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de West Virginia, sugiere que las minorías sexuales y de género pueden enfrentar barreras únicas para la atención médica, especialmente en las áreas rurales.

Sus hallazgos aparecen en el Journal of Gay and Lesbian Social Services .

“La investigación sobre minorías sexuales y de género está creciendo rápidamente, pero principalmente en los grandes centros urbanos”, dijo. “Hay muchas diferencias entre las poblaciones urbanas y rurales para la población general, por lo que es lógico que haya muchas diferencias entre las personas LGBTQ urbanas y rurales. Sin más estudios de personas rurales LGBTQ específicamente, estas diferencias no se conocerán, y las políticas y la programación del Centro LGBTQ rural solo pueden usar una población urbana como guía”.

El estudio de Ramsey es el primero de su tipo en explorar las perspectivas de los investigadores sobre las necesidades de salud de las personas LGBTQ

Entrevistó a cinco investigadores que estudian la población LGBTQ. Los investigadores eran profesores de universidades de California, Michigan, Pensilvania y Texas.

También habló con cinco médicos que ejercían en las regiones de los Apalaches de Pensilvania, Virginia y Virginia Occidental.

“Entrevistar a investigadores y proveedores permite un examen de la población con un tamaño de muestra mucho más pequeño porque cada investigador y proveedor puede hablar con múltiples personas LGBTQ, mientras que una persona LGBTQ que no es un proveedor o investigador solo puede hablar de su experiencia como individuo. ,” él dijo.

Cada entrevista comprendió preguntas abiertas sobre las necesidades de salud prioritarias de las minorías sexuales y de género.

Por ejemplo, Ramsey preguntó a cada participante cuáles creían que eran los problemas de salud más apremiantes que enfrenta la comunidad LGBTQ. 

Cuatro cuestiones dominaron las respuestas de los participantes: 

  • La interconexión de la salud física, mental y social.
  • El daño que causa la discriminación.
  • Heteronormatividad o la creencia de que una identidad heterosexual y cisgénero es la única “normal”. 
  • Barreras del sistema de atención médica, como planes de seguro que no cubren los tratamientos necesarios y proveedores de atención médica que no han sido capacitados para manejar las preocupaciones LGBTQ.

Estos problemas pueden parecer abstractos, pero sus implicaciones para las personas LGBTQ son todo lo contrario.

SALUD MENTAL

Un participante mencionó que si las minorías sexuales y de género crecen en familias que no las aceptan, el rechazo puede causar problemas de salud mental que persisten hasta la edad adulta. 

Otros participantes mencionaron que la violencia, y el estrés postraumático resultante, pueden ser una preocupación crítica para las personas LGBTQ.

Otros señalaron que las minorías sexuales y de género tienen tasas más altas de suicidio e ideación suicida y que la formación en la escuela de medicina a menudo excluye a la comunidad trans de su plan de estudios. 

Y anotaron que las compañías de seguros podrían negarse a pagar los tratamientos si, a primera vista, no parecen apropiados para el género. 

La ruralidad puede presentar sus propias dificultades. Los participantes señalaron que es probable que ni las redes sociales LGBTQ ni los médicos familiarizados con las preocupaciones LGBTQ proliferen en las zonas rurales. El aislamiento resultante puede sabotear la salud de las minorías sexuales y de género.

“Llevar más proveedores a las áreas rurales sería un gran beneficio, no solo para las personas que tienen que conducir unas pocas horas para ver a un endocrinólogo por hormonas, sino también para la población en general que a veces puede tener dificultades para encontrar los servicios adecuados”, dijo Ramsey.

Además, las capacitaciones que preparan a los proveedores de atención médica para hablar con pacientes LGBTQ DEBEN SER UN HECHO AL DÍA DE HOY.

Notas relacionadas:

Ganan lo mismo un médico y un custodio con secundaria en penales de Puebla

Educación continua: UNAM ofrece curso GRATIS de ENFERMERÍA

¿Qué hacer ante una persona autoritaria? ¿Afecta tu entorno laboral?