Para tener una mayor comprensión sobre el panorama de la Covid-19 en México, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) realizó una encuesta en todo el país. Se trata del estudio más grande sobre el tema que se ha realizado en México y funciona para obtener una perspectiva más amplia de la situación. A través de los resultados obtenidos se puede conocer con mayor precisión las características y comportamientos de la población en estos momentos.

Al presentar los resultados de la encuesta ENSARS-CoV-2, el INSP explicó la metodología que siguió. Fue realizada vía telefónica entre el 11 y 30 de mayo del 2020. Se obtuvo información de mil 073 personas adultas, mayores de 20 años de todo México. La media fue de 50 años. De las 12 mil 850 llamadas realizadas se obtuvo respuesta completa en mil 073 casos, lo que representa 8.4 por ciento. Mientras que en 11 mil 777 no se obtuvieron respuestas o fueron incompletas.

Mexicanos ahora se alimentan peor que antes

De manera concreta, se obtuvo que durante el confinamiento ha empeorado la alimentación de a mayoría de la población. Durante los últimos meses también ha existido un aumento en el consumo de tabaco y alcohol y productos altos en azúcares. A su vez, ahora se ha registrado una disminución en la práctica de ejercicio físico.

A partir de todo lo anterior se prevé un mayor índice de obesidad y sobrepeso en la población mexicana. De tal forma, los afectados van a presentar un mayor riesgo a la Covid-19.

Hábitos de mexicanos durante el confinamiento

Te compartimos algunos de los resultados que aparecen en la encuesta ENSARS-CoV-2. Si deseas consultar el documento completo lo puedes hacer en el siguiente enlace.

  • Una quinta parte de las personas fumadoras (20.7%), refirieron que su consumo de cigarrillos es mayor respecto al consumo antes de la contingencia por Covid-19.
  • El 12.0% de los que consumen alcohol, aumentaron su consumo durante la pandemia.
  • Una cuarta parte de los encuestados refirió tener hipertensión arterial, el 14.9% diabetes mellitus y uno de cada cinco obesidad.
  • Respecto a la experiencia de inseguridad alimentaria, el 31.6% de la población manifestó haber tenido preocupación porque los alimentos se terminaran; 27.0% tuvo poca variedad de alimentos y el 21.3% disminuyó la cantidad de alimentos que acostumbra consumir. Más del 90% lo atribuyeron a la pandemia del Covid-19.
  • Más del 90% de la muestra de adultos consumieron (uno o más días de la semana) cereales, aceites y condimentos, café y té; frutas frescas, lácteos, azúcar y miel.
  • Cerca de la mitad de los encuestados consumieron bebidas endulzadas y productos como dulces y botanas, durante la última semana.
  • Durante el confinamiento, se presentó una disminución general en la frecuencia de días para ejercitarse, aumentando el porcentaje de los que no realizan actividad y disminuyendo en la mayoría de los casos su frecuencia.
  • Hubo un aumento del 15% en el sedentarismo. El número de personas que pasaron de estar sentados o reclinados de cuatro a siete horas por día previo y durante la cuarentena pasó de 29.3% a 44.7%, y de igual manera lo reportado de estar recostado o reclinado por más de ocho horas aumentó un 5% durante el confinamiento.