Factor intestinal favorece la progresión de la esclerosis múltiple, advierten estudios

349

Dos equipos de investigación, uno de la Universidad de California (UC) en San Francisco, EE.UU. y otro del Instituto Max Planck (IMP) en Alemania, que trabajaron de forma autónoma e independiente, llegaron a una conclusión que podría fortalecer de manera considerable la tesis relacionada con las bacterias intestinales en el avance de la esclerosis múltiple.

The study | Gut bacteria from multiple sclerosis patients modulate human T cells and exacerbate symptoms in mouse models

Con esto en mente y tomando como base de este pequeño escrito la información depositada en un artículo publicado por la cadena de noticias del portal IFL Science, el punto de encuentro de los dos trabajos de investigación, previo rigor metodológico, podrían representar un modelo primigenio en el camino a la consolidación de un tratamiento específico para el paciente con la enfermedad neuro-degenerativa.

De acuerdo con al publicación, el equipo que trabajó en la UC de Estados unidos se concentró en el estudio de los microbiomas intestinales de 71 pacientes con esclerosis múltiple y 71 sujetos de control. En este sentido, los especialistas expusieron estas bacterias a las células inmunitarias humanas y encontraron que dos especies activaban las células para convertirse en proinflamatorias.

Dos estudios | Una tesis en común

Por otro lado, el segundo equipo de trabajo dedicó sus esfuerzo las pruebas en ratones, donde dieron cuenta clara que este tipo de bacterias tenían un efecto similar. Sustitución de los microbios de ratones con los de un paciente con EM causó que los ratones pierdan las células de inmunorregulación y desarrollar neurodegeneración, un camino a la EM.

Al respecto, el doctor Egle Cekanaviciute, uno de los principales responsables del estudio en Alemania, reconoció que esta investigación podría ayudar en la definición de un tratamiento adecuado para el control de la EM.

Dos grupos diferentes, usando dos cohortes separadas de pacientes y controles, y dos modelos distintos de ratón de la enfermedad, vieron resultados muy similares. Esta es una prueba muy prometedora de que estamos en el buen camino.


  • Para mayor información se puede consultar el siguiente comunicado.
  • Para mayor información se puede consultar el estudio.

 

Imagen: Bigstock