La situación en torno a la pandemia se encuentra en un punto decisivo. Desde el inicio de la vacunación ha existido una ligera disminución con respecto a los contagios y decesos. Aunque eso no significa que ya haya terminado el problema o se pueda regresar de inmediato a la normalidad. En tanto que otro aspecto a considerar es el arduo trabajo realizado por el personal de salud. A la fecha el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se mantiene como el líder en cuanto al número de pacientes infectados atendidos.

Con base en el reciente reporte presentado por la Institución, durante el año que ha estado presente la emergencia sanitaria se ha brindado atención a más de dos millones de mexicanos. De ellos, 50 mil no eran derechohabientes porque un cambio que se implementó fue la política de cero rechazos. Por eso desde entonces a todos se les proporciona el servicio sin importar su lugar de trabajo.

Por su parte, también se han hecho otras adecuaciones dentro del IMSS para aumentar la capacidad e infraestructura hospitalaria. Eso ha implicado la reconversión de 271 hospitales para ser exclusivamente de atención a pacientes Covid-19. También se han construido 17 unidades de expansión para contar con más camas disponibles. Mientras que en total se han conformado dos mil 535 equipos de respuesta contra esta nueva enfermedad.

Aunque un aspecto que no se puede pasar por alto es que los trabajadores de la salud han tenido que hacer grandes sacrificios. Los más obvios han sido le extensión de sus jornadas para laborar horas extras. En el momento de mayor apogeo de la pandemia se hizo evidente el déficit de personal.

Lo anterior implicó tener que descuidar a la propia familia o inclusive contar con miedo al llegar a casa y no querer tocar a los demás. Eso ha traído un aumento en los niveles de estrés, ansiedad y preocupación. Ahora es todavía más complicado dedicarse a esta profesión que antes.

Los riesgos de trabajar en el IMSS

De igual forma, quienes laboran en la atención a los pacientes se encuentran vulnerables a la enfermedad. A pesar de que se cuente con Equipos Personales de Protección (EPP) el riesgo es latente y eso ha derivado en más de 26 mil enfermeras y 14 mil médicos del IMSS que se han contagiado por simplemente hacer sus labores.

Con esto en mente, se presentó una actualización del saldo que ha provocado la pandemia entre los trabajadores del Seguro Social por áreas.

  • 26 mil 964 enfermeras infectadas.
    99.58% se recuperó.
  • 4 mil 025 médicos de primer contacto contagiados.
    98.98% superó la enfermedad.
  • 8 mil 697 médicos de segundo nivel han contraído la enfermedad.
    99.43% se recuperó.
  • 2 mil 411 médicos de tercer nivel infectados.
    99.50% se recuperó.
  • 2 mil 672 trabajadores administrativos se contagiaron.
    99.25% superaron la enfermedad.

Aunque todos los trabajadores de la salud están expuestos a contagiarse por atender a los pacientes, en el personal del IMSS el riesgo es mayor por la cantidad de personas que se recibe a diario. Ante lo anterior es que adquiere mayor importancia el mantener las medidas preventivas y de cuidado entre la población.