Como cada año, del 1 al 7 de agosto se lleva a cabo la Semana Mundial de la Lactancia Materna. La fecha es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Su objetivo es promover e incentivar esta práctica entre las mujeres por todos los aspectos positivos que tanto ellas como sus bebés reciben.

Disminuyen los niveles en México y el mundo

A decir de las autoridades sanitarias, todos los bebés deben alimentarse exclusivamente de leche materna durante sus primeros seis meses de vida. El inconveniente es que de acuerdo con la OMS, en la actualidad apenas el 38 por ciento lo hace. Lo anterior contribuye que se presenten 800 mil muertes prematuras cada año. Es por eso que un objetivo es aumentar el índice de lactancia materna al 50 por ciento para el año 2025.

En el caso específico de México, las cifras no son alentadoras. De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), durante las últimas dos décadas ha existido una disminución en la prevalencia de la lactancia materna.

Lo anterior es bastante preocupante si se toman en cuenta todos los aspectos positivos para la salud de la madre y su producto. Por eso, tú como médico desempeñas un papel indispensable para promover la lactancia entre tus pacientes.

Beneficios para los recién nacidos

  • Disminuye la muerte súbita o de cuna.
  • Favorece el desarrollo intelectual y psicomotor.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades respiratorias y digestivas.
  • Previene sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión en etapas posteriores.
  • Ayuda a prevenir alergias.

Beneficios para las madres

  • Disminuye el sangrado postparto.
  • Ayuda a recuperar el peso previo al embarazo.
  • Disminuye el riesgo de osteoporosis, cáncer de mama y ovario.
  • Favorece el vínculo madre-hijo.

Por otra parte, también tiene otras repercusiones más allá de la salud. De acuerdo con la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM), la inadecuada lactancia materna provoca pérdidas de entre 11 mil millones de pesos y 36 mil millones de pesos al año. A causa de la desnutrición en los bebés, desarrollan enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

Por todo lo mencionado, recuerda ser reiterativo con tus pacientes que acaban de ser padres o están a punto de serlo. Amamantar al bebé durante sus primeros meses de vida es la mejor y más efectiva forma para brindarles protección de por vida.