Mientras en contados países se ha conseguido un control relativo de la pandemia, en otros se mantiene una tendencia a la alza. Además también existe el riesgo permanente a sufrir de rebrotes con el inicio de la temporada de influenza. Por eso es tan importante contar con una vacuna contra esta nueva enfermedad y comenzar con su aplicación masiva. Mientras eso no ocurra el riesgo se mantendrá latente.

De los cerca de 200 proyectos de vacuna contra esta cepa de coronavirus existen nueve que se mantienen como los más avanzados. Son los únicos que ya se encuentran en la fase 3 de ensayos clínicos y cualquiera de ellos podría ser el primero en conseguir el objetivo.

Pero más allá del tiempo, lo que importa es que realmente funcionen y no provoquen afectaciones mayores. Por eso trascendió hace unos días que la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford detuvo su fase de pruebas. Todo se generó a raíz de que uno de los voluntarios desarrolló mielitis transversa. Aunque poco tiempo después se retomaron las actividades con la esperanza de que las adversidades no se repitan en más personas.

La vacuna favorita de Gates

Con respecto al panorama actual, el filántropo y fundador de Microsoft, Bill Gates, expresó su punto de vista. En una entrevista reveló que de los proyectos más avanzados el de Pfizer luce como el más prometedor. De hecho, aseguró que es el único que podría solicitar la licencia de uso de emergencia a finales de octubre en Estados Unidos.

Y en segundo lugar mencionó los proyectos de Moderna y el de AstraZeneca. Ambos también han seguido todo el proceso que involucra el desarrolló de una nueva vacuna y podrían cumplir con la meta antes que los demás.

Otros proyectos enfocados en la salud

Por su parte, desde hace décadas el empresario ha sido uno de los mayores impulsores de las vacunas en el mundo. Junto a su esposa encabeza la fundación GAVI (Global Alliance for Vaccines and Immunisation). Su objetivo principal es facilitar el acceso a inmunizaciones de enfermedades infecciosas en los países con menos recursos, en especial entre la población infantil.

Desde su fundación en el año 2000 ha logrado vacunar a más de 760 millones de infantes en todo el mundo. Gracias a o anterior, se estima que su trabajo ha permitido evitar la muerte de más de 13 millones de personas.

Como reconocimiento por su labor, este año fue entregado el Premio Princesa de Asturias a la fundación GAVI.

Además Gates también se ha enfocado en patrocinar otras iniciativas afines a la salud. En 2018 se dio a conocer su donación de 40 millones de dólares para el desarrollo del proyecto denominado CARB-X, con el cual se busca diseñar medicamentos que no fomenten la resistencia bacteriana.