La actual situación por la que atraviesa el mundo no se había visto desde la Segunda Guerra Mundial. A partir de la pandemia se han visto afectados otros sectores como el económico y la educación. A la fecha millones de niños continúan con clases a distancia porque las escuelas permanecen cerradas. Mientras que ya se contabilizan más de 107 millones de casos confirmados de Covid-19.

Pero aunque se trata de una enfermedad que puede contraer desde millonarios como Carlos Slim hasta una persona promedio, en algunas profesiones el riesgo es mayor. De manera concreta, los profesionales de la salud son quienes tienen una alta exposición al virus SARS-CoV-2 y eso los deja vulnerables a infectarse y sufrir de consecuencias mortales.

El país con la tasa de mortalidad por Covid-19 más alta del mundo

En el caso de México, el reporte más reciente de la Universidad Johns Hopkins indica que ya es el país con la tasa de mortalidad por Covid-19 más alta del mundo. La investigación señala que el 8.6 por ciento de las personas que se infectan fallecen. La cifra prácticamente duplica a Perú que se encuentra en la segunda posición con el 3.6 por ciento. Más abajo están Italia, Sudáfrica, Reino Unido, Indonesia, Alemania, Colombia y Canadá.

Y ahora se acaba de dar a conocer una nueva historia trágica dentro del campo sanitario. Se trata del camillero Gustavo Abel Toscano López, quien trabajaba en el Hospital Presidente Juárez del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en la capital de Oaxaca.

Con 52 años de edad, se contagió de Covid-19 al realizar sus labores. Pocos días después su cuadro empeoró hasta que finalmente falleció. Como siempre ocurre en estos casos, los que se ven más afectados son los familiares directos. Precisamente Gustavo Abel era padre de un bebé de apenas tres meses.

Aumentan las víctimas mortales dentro del gremio de la salud

Lo más lamentable es que aunque pasa el tiempo este tipo de historias se repiten dentro del área de la salud. Es uno de los gremios más afectados porque en la mayoría de las ocasiones las atenciones no se pueden realizar a distancia.

Por su parte, las autoridades en donde laboraba el camillero indicaron que el pasado 13 de enero se vacunó a más de mil trabajadores de dicho hospital. Eso equivale al 95 por ciento de la plantilla pero lo que no se ha explicado es si él fue uno de los beneficiados con la inmunización. Aunque ahora ya es demasiado tarde porque se ha convertido en una víctima más de la pandemia.

Por lo pronto, el informe más reciente de la Secretaría de Salud (SSa) indica que van un millón 936 mil 013 casos y 166 mil 731 defunciones por Covid-19 en nuestro país.