El campo de la Medicina es demasiado amplio y a diario se escriben nuevas historias. No importa que desde hace siglos se han documentado casos porque siempre aparecerán nuevos que provocan sorpresa dentro del gremio. Tan sólo debes observar a los pacientes que atiendes a diario para identificar que siempre surgirá alguna situación que nunca habías visto.

En la literatura médica se encuentran documentados algunos de los casos más extraños de la historia y ahora se suma uno más. Todo lo ocurrido fue cubierto por la American Society of Tropical Medicine and Hygiene.

Descripción de lo ocurrido

El hecho en cuestión sucedió en Japón, donde una mujer de 25 años de edad comenzó a presentar dolores en la garganta. Después de un par de días aumentaron en intensidad, por lo que acudió con un médico para identificar el motivo del malestar y encontrar una solución.

Al someterse a un examen en el Hospital Internacional St. Luke’s de Tokio, los médicos encontraron algo insólito. Tenía un gusano en su amígdala, aunque lo más sorprendente es que estaba vivo.

Con base en lo reportado por el personal médico, el gusano tenía una longitud de 3.8 centímetros y se encontraba en la amígdala izquierda de la mujer. Con precaución lo retiraron con ayuda de unas pinzas.

Al realizar las pruebas de ADN correspondientes se identificó que era una larva de cuarta etapa de Pseudoterranova Azaras, una lombriz parasitaria.

Como parte del interrogatorio a la paciente, declaró que los dolores comenzaron después de acudir a un restaurante y comer sashimi. Por lo tanto, se sospecha que ahí fue donde habría ingerido de manera accidental el gusano.

Con base en los reportes médicos que se tienen, este tipo de casos han ocurrido con anterioridad ahí mismo en Japón y en los Países Bajos. Aunque lo que representa una anormalidad es que el gusano haya permanecido con vida durante tantos días en la amígdala de la mujer.