Gracias a las estrictas regulaciones sanitarias, los opiáceos se mantendrían en México como fármacos exclusivos para casos de cáncer o condiciones crónicas