Certeza y efectividad en anticonceptivos: ¿qué debe saber el médico?

0
307
Healthcare medicine, contraception and birth control. Closeup oral contraceptive pills, condom and red lipstick in denim pocket.

Para muchas mujeres elegir un método anticonceptivo efectivo es una de las decisiones más importantes. Actualmente el mercado ofrece diversos métodos que se adaptan a las diferentes necesidades de cada usuaria. La mayoría de estos métodos anticonceptivos son seguros si se usan correctamente de acuerdo a las indicaciones del propio producto y del médico especialista. 

Al respecto, el médico gineco-obstetra Victor Marín, Head, Medical Affairs, -for Innovative and Established Products- WH, for Latam Region en Bayer, menciona que todos los médicos creen necesario antes de prescribir un medicamento a cualquier paciente, tratándose de cualquier enfermedad, tener el mayor grado de certeza sobre ese producto.

Esta certeza está basada en dos factores: eficacia, es decir, qué tan bien funciona en la indicación para la que fue aprobada. Y hablando de temas anticonceptivos, qué tan eficaz es para prevenir embarazos no planeados. Tanto o más importante es el perfil de seguridad del producto, pues el médico desea saber que éste es el adecuado, es decir, que el nivel de efectos adversos –y especialmente los efectos adversos severos- sea el menor posible y saber en qué pacientes pudieran presentarse, para tener especial precaución en esos casos.

¿Cómo se consigue esta certeza?

De acuerdo con el experto, esta certeza puede obtenerse a través de todas las experiencias clínicas realizadas en el mundo antes de que el producto llegue a las manos de los médicos y antes de que lo ofrezca a las usuarias, hablando específicamente de anticonceptivos orales. En ese sentido, dijo, los estudios clínicos de desarrollo del producto que son diseñados en formatos muy robustos y que le dan mucho significado a los resultados, pues suelen ser estudios comparativos y sin que la paciente o el médico sepan de qué producto específicamente se trata, para evitar los sesgos de la interpretación de los resultados.

Una de las dudas que a los médicos nos puede quedar y que puede debilitar esa certeza que deseamos, es que esos estudios muchas veces vienen de países diferentes al nuestro. Y otra situación importante es que el grupo de pacientes por lo general es pequeño. Entonces, desde esa perspectiva, los estudios en vida real vienen a fortalecer la certeza y la tranquilidad que el médico desea tener porque se hacen en miles de usuarios y en varios países del mundo.

Otro aspecto importante es el tiempo, el cual en un estudio clínico generalmente se limita a un año mientras que los estudios en vida real pueden durar tres años y hasta cinco años, para poder comprobar que el producto tiene un adecuado perfil de seguridad y eficacia. Entonces yo quiero imaginarme la enorme situación de un médico sentado en su consultorio trabajando cuando lee lo que un representante médico le entrega para prescribir. Lo que el médico puede pensar es que las compañías sólo dan los datos buenos, los mejores resultados y que sólo dan prioridad a lo que más luce para vender un producto. Esto lo menciono porque de repente tenemos la sorpresa de que un producto genera un evento adverso raro o muy raro, porque la experiencia era limitada.

En este sentido, afirmó que Bayer ofrece al médico y a la usuaria la certeza que ellos desean y necesitan, con un grado de experiencia y fortaleza superior, debido a que los estudios en vida real han sido aplicados en países latinos, europeos y en Estados Unidos. Agregó que aunado a los estudios de desarrollo del producto, en Bayer se han podido comprobar los resultados de dichos estudios clínicos en grandes grupos de población que incluyen a mujeres con un rango más amplio de edad, a las que tienen sobrepeso, a las  mujeres muy delgadas, a aquellas con alguna condición de salud específica, etc.

Por supuesto que el uso de anticonceptivos debe apegarse siempre a las normas oficiales, a las guías clínicas y a los Criterios Médicos de Elegibilidad de la OMS, para generar una prescripción responsable de los mismos, y disminuir así la posibilidad de efectos adversos y eventos adversos severos.

Esto debería dar al médico que prescribe anticonceptivos la tranquilidad que desea.  De esta manera, cuando una paciente pregunte si la píldora que le prescribe es una buena opción para ella, el especialista podrá responder con toda certeza que sí lo es por los estudios clínicos y en vida real que previamente se realizaron.

Métodos anticonceptivos para la mujer actual

El especialista señaló que la vida diaria de una mujer en el siglo XXI es muy vertiginosa, por lo que el factor principal de falla de una píldora anticonceptiva es el olvido.

Hemos observado que aún bajo condiciones de vida real, el producto Qlaira de Bayer  elaborado a base de valerato de estradiol con dienogest es altamente efectivo. En cuanto a seguridad, cuando el producto se usa bajo condiciones de vida real, cuando se expone a grandes grupos poblacionales sin el filtro, es decir, en pacientes que presentan determinadas condiciones y ciertos padecimientos que por lo tanto no se incluyen en los estudios clínicos, en la vida real se pierde esa barrera y empiezan a usar el producto mujeres que en ocasiones no son las ideales para recibir una píldora. De esta forma hemos podido comprobar a través de los estudios en vida real que incluso en esas mujeres el perfil de seguridad de Qlaira es adecuado.

Este balance entre eficacia y seguridad es lo que el médico tiene que buscar. Esto quiere decir que la mujer podría tomarlo con un razonable nivel de seguridad y de eficacia, con resultados positivos a mediano y largo plazo, sin ningún temor y que puede consumirse con total tranquilidad. Si lo pensamos bien ¿qué es lo que la mujer busca cuando toma una píldora anticonceptiva? En primera instancia no embarazarse y eso significa que lo que la mujer quiere es estar segura; ella quiere un método que le de tranquilidad para poder dedicarse a otras cosas que en ese momento de su vida son más importantes. Esto es lo que podemos ofrecer con este tipo de estudios: certeza al médico y satisfacción a la usuaria.

Existe otro tema muy importante en el caso de Qlaira, un anticonceptivo con valerato de estradiol más dienogest en un régimen dinámico 26+2, pues estos atributos en conjunto con un pequeño intervalo libre de hormonas de solamente dos días, ofrecen a la usuaria grandes beneficios. No bastan las características del producto, pues lo que el médico y la usuaria necesitan saber es que dichas características juntas en una sola tableta, –que fue la primera píldora anticonceptiva con estradiol a nivel mundial– , ofrece a la mujer beneficios adicionales además de anticoncepción altamente efectiva, lo cual se convierte en algo muy  valioso en un momento dado porque va a mejorar su calidad de vida, su sensación de bienestar y tendrá la certeza de que podrá desempeñar sus actividades cotidianas al cien por ciento, tal y como ellas quieren sentirse durante todos los días del ciclo. 

Bajo este contexto, añadió que es normal que muchas mujeres antes del periodo puedan tener molestias físicas: dolor de cabeza y dolor pélvico. Al respecto, indicó que en dos estudios titulados Harmony I y Harmony II se comprobó que Qlaira mejora significativamente el dolor de cabeza y el dolor pélvico asociados al periodo, de una manera superior que los anticonceptivos convencionales en régimen 21-7 y con otras progestinas, como desogestrel.

Hago énfasis en el dolor de cabeza asociado al periodo porque hay mujeres que tienen dolores fuera de éste de manera frecuente y hay mujeres que tienen migrañas, lo cual pudiera ser indicativo de que no deben consumir ningún anticonceptivo hormonal combinado llámese píldora, parche, anillo vaginal o inyectado. Hablando de colores de cabeza que ocurren exclusivamente en relación al período, con Qlaira esos dolores pueden mejorar.

En seguimiento al estudio, detalló el experto, Qlaira también mejoró los dolores pélvicos asociados al periodo de manera significativa en comparación a otros anticonceptivos convencionales en un régimen 21-7. “¿Qué significan estos dos efectos en la mujer? Que en los días de sangrado la mujer se encontrará en condiciones similares al resto del mes, en vez de estar más tiempo acostada en la cama tomando analgésicos con dificultad para hacer sus actividades normales”.

También se ha demostrado que Qlaira reduce el sangrado durante el periodo, favoreciendo un sangrado más escaso en cantidad y en duración. Esto, nuevamente, ofrece a la mujer mayor libertad durante su período y la posibilidad de llevar sus días con más normalidad, la posibilidad de que puedan usar la ropa de su preferencia o realizar algunas actividades –personales, familiares, sociales o deportivas- que antes no podían realizar. Es decir, la mujer puede llevar una vida prácticamente normal; Qlaira ofrece a la mujer libertad y comodidad.

De acuerdo con el experto, un beneficio más de Qlaira son las 28 tabletas que se toman de manera continua, pues no hay intervalos sin toma de píldoras.

Una vez que la mujer toma la última píldora, la siguiente se consume 24 horas después, es decir, se inicia con un nuevo blister y se sigue tomando la píldora de manera continua, todos los días, de acuerdo con las indicaciones marcadas en el producto, de preferencia siempre a la misma hora, es decir, cada 24 horas. Este sistema mejora la adherencia al tratamiento, el cumplimiento en la toma y disminuye así la posibilidad de olvido, lo que en la práctica es uno de los factores que mejora la efectividad del producto.

Comunicación mejora el uso de anticonceptivos

Para evitar errores durante la prescripción de anticonceptivos, el médico debería tener un diálogo abierto y profundo con las usuarias para conocer sus condiciones médicas, así como sus necesidades, sus deseos, sus planes y sus preferencias. De esta manera podemos llegar a un acuerdo para elegir el mejor método. Esto no sólo es un tema de comunicación o de quedar bien con la usuaria. Si el médico ofrece el anticonceptivo adecuado, la paciente lo va a tolerar mejor, tendrá menos efectos adversos y le funcionará de manera efectiva. Además, si el médico le da a la usuaria el mejor anticonceptivo para ella, la mujer se apegará al tratamiento de mejor manera, tendrá mejor satisfacción con el producto y esto lleva a que lo use durante más tiempo.