Científico mexicano desarrolló cinchos quirúrgicos para reparar tendones y ligamentos

La tecnología de botones quirúrgicos bioabsorbibles está enfocada en la reparación de tendones y ligamentos en cirugía ortopédica.

0
80

Con el apoyo de la tecnología se han logrado importantes avances dentro de la Medicina. En este caso, el objetivo siempre es ofrecer alternativas a los pacientes y mejorar el rendimiento de los especialistas. Pero aunque se piensa que este tipo de logros son exclusivos extranjeros, también existen mexicanos innovadores.

Uno ejemplo es Ramsés Galáz, quien se desempeña como profesor en la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec de Monterrey y además es el fundador de la compañía Ziptek. Con ella desarrolla tecnología de botones quirúrgicos bioabsorbibles para la reparación de tendones y ligamentos en cirugía ortopédica.

Avance en Medicina del deporte

Galaz Méndez se unió con el Dr. William Bennett de la University of South Florida, quien es reconocido por tener amplios estudios en el campo de la ortopedia así como en medicina del deporte. Juntos trabajan en este proyecto que tiene presencia en México y Estados Unidos.

En entrevista explica en qué consiste su proyecto que obtuvo el primer lugar en la categoría Health Innovation Award y el segundo en Pitch Competition en la pasada edición del festival de emprendimiento INCMty.

Es un cincho quirúrgico que disminuye la concentración de esfuerzos mecánicos en la interfase de sutura-tendón para reducir las tasas de desgarre prematuro. El dispositivo está diseñado para aminorar ese problema al re-distribuir la fuerza en un área mayor ejercida por el botón quirúrgico bioabsorbible. México y Latinoamérica tienen mucha necesidad de tecnología médica de alto nivel a menor costo.

Los botones quirúrgicos están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y ahora se busca la homologación con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). De igual forma es pertinente mencionar que el Dr. Galáz y el Dr. Bennet tienen 18 patentes del dispositivo en distintos países.