Pareciera que el virus de la COVID-19 vino a acelerar todo. De marzo a la fecha miles de negocios han dado el salto del mundo físico al virtual para complementar su estrategia de negocios. Todos sabíamos que este cambio se daría; lo que no sabíamos era el cuándo ni el cómo. La respuesta al cuándo nos la dio la pandemia, pero es el cómo lo que creo es importante descubrir.

Shopify -por ejemplo- es una plataforma en la que cualquiera en cualquier parte del mundo puede “montar” una tienda en línea (e-commerce) en minutos. Así de simple. No hay mucho que explicar. Los emprendedores o directivos de pequeñas, medianas y grandes compañías tienen en Shopify (y en otras) la respuesta a cómo crear su negocio en línea. Sin necesidad de contratar a una empresa o desarrolladores y sin tener que pensar demasiado. Pero Shopify no es la única respuesta al cómo porque está la posibilidad de poner tus productos en Mercado Libre, Amazon y muchas más. Cada una con sus beneficios y desventajas o peculiaridades que con solo investigar un poco se puede determinar qué funciona mejor para el negocio.

La industria de la salud

Ahora bien, lo anterior funciona perfecto para tiendas de ropa, dulcerías, misceláneas, abarrotes, etc… Pero hablando de la industria de la salud y de aquellas clínicas -sobre todo ambulatorias o de primer nivel- que si bien tienen una mezcla de atención al paciente y en algunos casos la venta de productos, la posibilidad de dar el salto digital se ha centrado en la telemedicina, pero se deja de lado la venta de productos o viceversa.

Es decir, por ejemplo una clínica de control de peso o nutrición hoy puede ofrecer el servicio de teleconsulta con plataformas médicas como Nimbo u otros y/o con servicios de videollamada como Zoom, WhatsApp, Hangouts, etc. Pero la venta de productos debe resolverse con un e-commerce.

Lo anterior hace pensar que es una gran oportunidad para que en Latinoamérica surjan Clínicas Virtuales. Un modelo de negocio en el que el paciente puede comprar un producto pero para adquirirlo debe ser atendido por teleconsulta por un médico o agregar un proceso de suscripción para los pacientes que requieran de un tratamiento.

No es bajo ningún motivo un modelo de negocios que esté inventado por mi o que yo haya descubierto el hilo negro del emprendimiento en salud. Pero pongo sobre la mesa la posibilidad para algunas clínicas de convertirse en clínicas digitales aprovechando la gran oferta de plataformas que nos hacen la vida fácil al momento de migrar de lo físico a lo virtual.

La atención ambulatoria tiene en esta pandemia una oportunidad y una amenaza durante esta pandemia. La oportunidad de convertirse en un servicio digital y la amenaza de perder relevancia.

José Miguel Sainz es responsable global de mercadotecnia y parte del equipo fundador de Nimbo.