Aunque la pandemia se mantiene en su punto de mayor peligrosidad en nuestro país, cada vez se cuenta con más alternativas para proteger a la población. La primera vacuna en ser aprobada por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) fue la de Pfizer y desde el pasado 24 de diciembre se aplica exclusivamente al personal médico que atiende a pacientes infectados. Mientras que la segunda fue la de AstraZeneca y la Universidad de Oxford y se espera que a partir de marzo se administren las primeras dosis.

Por otra parte, es necesario recordar que actualmente el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, se encuentra en Argentina para analizar si es factible que México adquiera la vacuna rusa Sputnik V. De hacerlo se contaría con otra opción para inmunizar a la población de nuestro país.

A su vez, México también ha sido el país elegido por distintos laboratorios para realizar pruebas finales de sus vacunas. De esta forma se analiza la eficacia de cada una y en caso de ser elevada y concluir las pruebas se tiene preferencia para su adquisición.

Otra opción de vacuna para México

En ese sentido, el día de hoy el canciller Marcelo Ebrard utilizó sus redes sociales para informar que la Cofepris autorizó la vacuna alemana CureVac para llevar a cabo el ensayo clínico fase 3 en México. De esta manera, ahora se cuenta con una opción más para combatir esta nueva cepa de coronavirus.

¿Cómo funciona la vacuna?

En este caso, la vacuna se basa en el ARN mensajero con el que se enseña a las células del cuerpo a identificar y crear sus propias sustancias para protegerse. De esta manera se generan anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2.

De hecho, el laboratorio alemán señala que su vacuna no sólo funcionaría contra la Covid-19 sino también contra otras infecciones que puedan surgir a futuro.

Por su parte, previamente se iniciaron ensayos intermedios en otros países de América Latina como Perú y Panamá. Ahora será México el que participe en la etapa final donde la vacuna se aplica a miles de personas para confirmar las dosis adecuadas y verificar si realmente funciona. En tanto que otro de los objetivos más importantes es observar que no produzca efectos adversos graves que pongan en riesgo la integridad de las personas.

Por lo pronto, la vacuna se suma a las diseñadas por CanSino, Janssen y Novamax como las que han elegido a México para la realización de ensayos clínicos. Lo único que no se ha definido es la fecha en que iniciarían las pruebas de la inmunización alemana.