La actual pandemia por Covid-19 ha provocado afectaciones en muchos sectores y eso se puede apreciar en la economía mexicana. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante el segundo trimestre de 2020 hubo una caída del 18.7 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB). Se trata de la mayor en la historia del país. Además se debe tomar en cuenta la pérdida de más de un millón de empleos formales. Son muchos aspectos los que se han visto perjudicados.

Por otra parte, aunque son pocos pero también existen algunos rubros que han visto un repunte en venta. Uno de los mayores ejemplos es el de la comercialización de medicamentos que inclusive ha tenido un aumento en comparación a lo ocurrido el año pasado.

Lo anterior resulta obvio si se toma en cuenta que hoy las personas han aprendido a darle un nuevo valor a su salud. Tan sólo hace unas semanas se publicó una lista con los medicamentos más vendidos en México. Dentro de ellos destacan los encaminados a contrarrestar los principales síntomas de la Covid-19 como fiebre, tos y dolor de garganta.

Nueva restricción para venta de medicamentos

Ante lo señalado, la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ordenó un cambio inmediato que puede tener diversas repercusiones. Para la compra de cualquier medicamento diseñado para el tratamiento de síntomas de esta nueva cepa de coronavirus será necesario mostrar una receta médica.

A través de un comunicado dirigido a la comunidad médica y encargados de farmacias la Cofepris señala que es una medida obligatoria que se debe acatar de inmediato. El documento siempre debe ser expedido por un profesional de la salud y retenido por el establecimiento que surta el fármaco. Además se menciona que dentro de los medicamentos que se incluyen en esta restricción se encuentran los siguientes:

  • Hidroxicloroquina / Cloroquina.
  • Azitromicina.
  • Invermectina.
  • Tocilizumab.
  • Dexametasona.
  • Colchicina.
  • Antivirales.
  • Inmunomoduladores.
  • Anticoagulantes.

¿Por qué se tomó esta determinación?

Por su parte, dentro de los motivos que llevaron a tomar esta decisión se encuentra el aumento considerable de consumo de medicamentos durante los últimos meses. En primer lugar la Cofepris señala que ha llevado al riesgo de que exista un desabasto en el futuro inmediato de algunas medicinas.

A su vez, también se encuentra la propia integridad de los pacientes, quienes en muchos casos se automedican y adquieren medicamentos que realmente no necesitan. Con esta medida, similar a la implementada hace una década para la venta de antibióticos, se busca que exista un mayor control, además de un consumo responsable de opciones farmacológicas. Aunque al mismo tiempo también aumentó la venta ilegal a través de tianguis y otros medios.

Debido a que ahora será necesaria una receta médica para la adquisición de los insumos, también se sospecha que podría implicar un aumento en el número de consultas. Ahora las personas podrían asistir a los establecimientos de salud únicamente con la intensión de recibir el documento que les permita comprar ciertas medicinas.

¿Y tú qué opinas acerca de esta nueva restricción para la venta de medicamentos?