Como lo marcan las leyes, el pasado fin de semana Andrés Manuel López Obrador entregó el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019. Debido a los recortes y aumentos para ciertas áreas, el documento ha causado fuertes controversias. A raíz de esta situación, se ha especulado que ciertos programas podrían verse seriamente afectados e inclusive desaparecer.

Al respecto, la Secretaría de Salud (SSa) fue una de las beneficiadas porque recibirá un presupuesto mayor al esperado, aunque el problema es la distribución interna. Para el 2019 se estipula que la dependencia recibiría 123 mil 209 millones de pesos, lo que significa 652 millones de pesos adicionales que en el presupuesto del ejercicio.

Más dinero pero mal distribuido

Pero el problema es la forma que se distribuirá el dinero al interior de la institución. Lo más peligroso es que el programa de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes sufriría una baja del 92 por ciento. Lo anterior debido a que pasaría de 453.5 millones de pesos en 2018 a tan sólo 33 millones para 2019.

Otro rubro que resultaría demasiado afectado es el encabezado por el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra) que recibiría una disminución del 90 por ciento. De esta manera, pasaría de 8.6 millones aprobados en 2018 a 878 mil 704 pesos para el 2019.

De acuerdo con algunos especialistas, el principal problema es que la mayoría del presupuesto destinado a la salud se destinará para ejecutar el Plan Nacional de Salud que es la máxima prioridad. Es por eso que a pesar de que la SSa recibirá un mayor presupuesto para 2019 que en años anteriores, existen programas internos que no verían un incremento en el dinero recibido.

Taboola