El sueño para cualquier profesional de la salud es contar con su propio consultorio médico. Aunque no se trata de una meta imposible de lograr, sí se requiere de mucho trabajo y constancia para conseguirlo. De igual forma también es necesaria una fuerte inversión financiera para equipar el espacio y que sea funcional y rentable.

Ahora bien, los consultorios médicos recién inaugurados son como cualquier otro negocio y se encuentran expuestos a fracasar. Los primeros 6 meses son cruciales para determinar si se debe continuar o si es preferible cerrar el espacio sanitario.

Para evitar decepciones con tu lugar de trabajo debes de asegurarte de seguir los siguientes consejos.

  • Elige una ubicación adecuada de tu consultorio
    Parte del fracaso de un negocio es ocasionado por no seleccionar un lugar adecuado. Es importante que el local cuente con facilidades para los pacientes como estacionamiento y sea sencillo de llegar. De lo contrario es complicado que ellos quieran visitarte.
  • Busca distintos medios de difusión
    Toma en consideración que los pacientes no van a llegar contigo si no conocen tu consultorio médico. Por eso es indispensable que utilices todos los medios que estén a tu alcance para difundir tu local. Pueden ser folletos, redes sociales o contactar a colegas y decirles que te recomienden.
  • Promociones y descuentos
    Al ser un consultorio recién inaugurado es importante que ofrezcas un incentivo a los pacientes para que se acerquen a ti. Puedes intentar con rebajas si se acercan varios integrantes de una familia.
  • Las áreas ajenas a la salud que también importan
    Si bien es cierto que has dedica muchos años a tu preparación académica y clínica, es hora de obtener conocimientos que te ayuden a mantener saludable tu consultorio médico. Esto implica desarrollarte en campos como marketing, administración y contabilidad, entre otros.
  • Ofrece precios competitivos
    El aspecto económico es muy importante para los pacientes. Para poder ofrecer precios adecuados por tus servicios puedes revisar a tu competencia e intenta manejar cifras similares. Considera que si tus consultas son muy caras es complicado que alguien quiera visitarte; en cambio, si son muy baratas no vas a obtener ganancias.