La detección temprana del cáncer puede, literalmente, salvar vidas. Además de los programas de detección, las imágenes médicas han tenido un gran impacto en la salud pública. Sabemos que el sector sanitario se ha enfrentado a múltiples desafíos relacionados con esta enfermedad. En primer lugar, porque cada vez hay más tipos de tumores y en segundo porque a diario son más personas las que lo padecen. Esto se debe no sólo a condiciones hereditarias sino también al estilo de vida de las personas, la alimentación, uso de fármacos, influencias geográficas y hábitos de consumo, por mencionar sólo algunos.

Para que un cáncer se considere común, el número estimado de casos nuevos para 2020 tuvo que ser de 40 mil o más. En el caso de América el más numeroso es el de mama porque tan sólo México, Brasil, Colombia y Estados Unidos tienen una incidencia de más del 11 por ciento de la población, con un índice de mortalidad de más del 6 por ciento. Lo anterior ha puesto de manifiesto una realidad preocupante para la salud pública y para los hospitales, y esta problemática mundial ha orillado a las empresas a buscar una propuesta tecnológica que ayude a los especialistas a detectar de manera oportuna esta enfermedad. Es aquí donde se empieza a apreciar la importancia de las tecnologías de visualización.

Avance en la tecnología

A principios de la década de los 2000 las imágenes médicas comenzaron a pasar de lo analógico a lo digital. Al reemplazar imágenes en película con digitales se elimina el tiempo necesario de procesamiento. Como resultado, se vuelven accesibles de inmediato desde cualquier lugar. Esto se traduce en exámenes y diagnósticos más rápidos para los pacientes, al tiempo que brinda a los profesionales de la salud una forma de trabajo más eficiente.

En la mayoría de los países los radiólogos ya no ven películas en una caja de luz. En su lugar, leen imágenes digitales en una pantalla médica especial. Esto ha dado lugar a exámenes y diagnósticos más rápidos para los pacientes e instigó el auge de la telemedicina y las imágenes en todo el hospital, explicó Francisco Fandiño, Director de Ventas Latín América en Barco.

Hoy en día, la digitalización de la atención médica se ha traducido en imágenes en todo el hospital, también conocidas como imágenes empresariales. Dado que las imágenes clínicas pueden capturarse mediante una gran cantidad de dispositivos y en una gran variedad de ubicaciones, existe una necesidad imperiosa de consolidación. A menudo, la disponibilidad de información sobre la atención se ve limitada por cuestiones técnicas, lo que genera información fragmentada para los profesionales de la salud.

Estas imágenes son una forma de integrar toda la información del paciente y optimizar la forma en que se puede administrar, visualizar y compartir en todo el hospital. Además de las imágenes de diagnóstico, incluye imágenes de procedimientos e imágenes de pruebas, así como informes.

Según el especialista en tecnología de imágenes médicas de Barco, “existen soluciones de visualización especialmente desarrolladas para agilizar el flujo de trabajo de oncología en las reuniones multidisciplinarias, éstas ayudan a los médicos a discutir muchos casos de pacientes altamente complejos de manera más rápida y eficiente. Significa que la tecnología sanitaria se utiliza para proporcionar a los especialistas una visión más holística de los datos del paciente, para una toma de decisiones más certera”.

Alternativas actuales

Las nuevas técnicas en imágenes médicas tienen el potencial de cambiar la faz de la atención médica para siempre. Por ejemplo, la tomosíntesis digital de mama (DBT), es una de las innovaciones más recientes en la detección del cáncer de seno, la cual toma múltiples imágenes o cortes del seno y luego reconstruye una imagen en 3D. Los beneficios de la tomosíntesis son que reduce las tasas de recuperación de pacientes y aumenta la detección de cáncer.

Por otro lado, la forma más inteligente de tecnología médica es el análisis de imágenes basado en el aprendizaje profundo y la inteligencia artificial. Google anunció los resultados de su último proyecto de inteligencia artificial en el cuidado de la salud ( LYNA), que ha demostrado detectar células de cáncer en diapositivas de patología con una precisión del 99 por ciento.

América Latina enfrenta una crisis de salud provocada por el cáncer, por lo que resulta importante tomar en cuenta los aspectos tecnológicos que ayudan a los especialistas a desempeñar su labor de forma más eficiente, de tal forma que se logren reducir los índices de mortandad. Por ello, es importante destacar la importancia de hacer visible este padecimiento como un problema de salud pública, para que los pacientes tengan acceso a un diagnóstico oportuno y a la atención en todas las instancias de salud públicas.