Patrocinado por RB MJN      

 

 

Para ser un médico profesional se necesitan años de estudio y mucho sacrificio, no es una carrera sencilla pero a través de la perseverancia y la vocación de servicio es posible conseguir el objetivo principal. Por lo mismo, al ser una labor indispensable dentro de cualquier sociedad, todos los que la ejercen suelen ser bien vistos por los demás. La bata blanca se ha convertido en un símbolo de respeto y admiración dentro de la población en general. Al mismo tiempo, se debe tomar en cuenta que ante cualquier situación de emergencia los médicos son los primeros en brindar apoyo. Se ha observado en desastres naturales como sismos e inundaciones cuando son capaces de enfrentar cualquier adversidad con el único fin de atender al prójimo. Lo mismo ha ocurrido con la epidemia de Covid-19 y el ejemplo de valentía que han mostrado los profesionales de la salud. No dudan en arriesgar su propia integridad para atender a los pacientes.

Las críticas a las que están expuestos los médicos

Pero a pesar de todo lo anterior, al igual que en cualquier otra profesión, los médicos están expuestos a recibir comentarios negativos. Lo peor es que se trata de un aspecto que no siempre es analizado en la universidad, por lo que muchos no saben cómo reaccionar ante este tipo de situaciones. En ese sentido, también es necesario recordar que no todas las críticas de los pacientes son iguales. Algunas pueden estar fundamentadas y es cuando se deben reconocer los errores cometidos. Aunque también existen otras que carecen de un fundamento y lo ideal es no caer en provocaciones porque se pueden generar discusiones interminables e innecesarias. Sin importar el tipo de crítica de la que se trate, lo correcto es siempre mantenerte con una actitud profesional. No te alteres y menos respondas las agresiones e insultos porque es contraproducente. Antes que cualquier cosa debes buscar resolver la confrontación mediante el diálogo. Escucha la versión de tu paciente y no lo interrumpas porque vas a incrementar su furia. Una vez que termine entonces ahora tú comienza con tu propia versión de lo ocurrido. En la mayoría de las ocasiones los conflictos se resuelven mediante las palabras.

Críticas a través de internet

Ahora bien, también existe la opción de que recibas un comentario negativo a través de medios digitales. Puede ser por redes sociales, en directorios médicos digitales o inclusive en el perfil de Google Maps de tu espacio de trabajo es posible que algún paciente escriba alguna crítica sobre ti. Cuando algo así te llega a ocurrir lo primero que debes hacer es leer la crítica e intentar recordar lo ocurrido. De esta forma vas a poder identificar si realmente todo se originó por una falla de tu parte. En ocasiones algo simple como no responder el saludo del paciente puede ocasionar su enojo. Por lo mismo, si en verdad todo fue generado por una equivocación tuya lo correcto es reconocer el error y ofrecer una disculpa. En ese sentido, lo ideal es intentar responder todos los comentarios negativos que te hagan porque si otras personas ven la conversación van a pensar que ignoras los mensajes. Recuerda siempre ser diplomático y escribir de forma cortés y respetuosa.

Nunca engancharte en discusiones

Por otra parte, si ves que el paciente se engancha en la discusión o realiza comentarios que contienen insultos hacia ti lo correcto es dar por terminada la conversación. No conviene responder este tipo de mensajes porque se trata de batallas sin fin que sólo buscan lastimarte. Al final, recuerda que la misma actitud cortés que tienes dentro del consultorio la debes de proyectar a través de medios digitales. Recuerda que siempre vas a estar expuesto a las críticas de parte de los pacientes. Si las sabes aprovechar se pueden convertir en oportunidades para conocer tus debilidades y los aspectos que puedes mejorar en tu servicio.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio mexicano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.