Cuando se trata de mejorar la productividad hospitalaria el quirófano es prioritario al ser una de las áreas más costosas de las instituciones de salud. Las mejoras que se realicen pueden generar un impacto positivo en los resultados del desempeño hospitalario. Mientras que las innovaciones tecnológicas con equipos automatizados o robóticos capaces de realizar procedimientos mínimamente invasivos o detectar enfermedades en una etapa temprana contribuyen al desempeño y a una atención hospitalaria satisfactoria.

Ahora bien, se debe reconocer que al igual que otros aspectos de la vida, la eficiencia de las salas de cirugía se vio drásticamente afectada debido a la pandemia por Covid 19. Se estima que alrededor del mundo se cancelaron más de 28 millones de cirugías durante las 12 semanas pico de contagio. En tanto que en México la estimación de operaciones canceladas es de 15 mil 315 por semana.

De manera paulatina tanto el IMSS, ISSSTE y demás instituciones de salud han retomado las intervenciones en los pacientes. Se trata de un proceso que requiere de tiempo para poder igualar los niveles que prevalecían antes de la pandemia.

Recuperar la eficiencia manteniendo la calidad y seguridad de los procedimientos quirúrgicos mientras se restauran es uno de los principales desafíos que enfrentarán los cirujanos, aunado a la complejidad de las intervenciones quirúrgicas, especialmente las mínimamente invasivas. Mientras que el número de pacientes que requieren un tratamiento se mantiene en aumento. Lo anterior precisa adecuar programas y diseñar estrategias que permitan tratar a más pacientes a un menor costo, respaldados por la tecnología.

Con lo anterior en mente te compartimos tres aspectos importantes a considerar de Philips para mejorar la eficiencia en la sala de operaciones. De esta manera se puede garantizar un servicio de calidad para el paciente y seguro para ti.

Simplificar lo complicado

Con tantos recursos presentes en un quirófano que van desde personas, diversos equipos técnicos e instrumentos se convierte en un entorno complejo que requiere ser respaldado por un diseño y gestión que permitan optimizar y simplificar los flujos de trabajo. Una mejor comunicación y coordinación de equipos puede ayudar a reducir el tiempo de inactividad y aumentar la eficiencia, permitiendo que más pacientes sean tratados más rápido. Reducir las distracciones técnicas y las discusiones puede ayudar a los equipos quirúrgicos a trabajar enfocados en el paciente.

Respaldar procedimientos complejos

La calidad de imagen impecable y confiable es fundamental para llevar a cabo procedimientos complejos a través de la terapia guiada por imagen. El quirófano que incorpora tecnología de vanguardia en imagen ayuda a respaldar estos procedimientos.

Administrar costos y tiempo

Cada minuto de inactividad en un quirófano se traduce en costos para un hospital y en riesgos para un paciente. Ya sea que se tengan equipos defectuosos, que existan retrasos en las cirugías programadas u otros factores, implica un aumento en el costo de la atención. Por ello cada minuto en el quirófano con los equipos adecuados que ayuden a maximizar la eficiencia es importante.

La reducción de distracciones y deliberaciones técnicas permite que los equipos quirúrgicos se concentren más en el paciente, con interacciones más fluidas para un funcionamiento del quirófano sin retrasos.