Uno de los propósitos de López Obrador es que en el año 2021 México tuviera un sistema de salud de alta calidad como el de países como Dinamarca, Canadá o Reino Unido. Eso sí, parece que este propósito es algo que no se cumplirá y es que el sector de la salud en México está sufriendo grandes deficiencias y las cifras son las que dan muestra de ello.

Seguro popular

Este tipo de seguro fomentaba la atención oportuna de la salud y lo que buscaba era reducir el riesgo de empobrecimiento de las familias cuando uno de sus miembros enfermara. Eso sí, la desaparición de este seguro dejó sin cobertura a 53 millones de mexicanos, quienes no tendrían acceso a 300 intervenciones médicas y más de 600 medicamentos que cubría. Por el momento, el INSABI ha intentado un sustituto del seguro popular aunque es una idea en construcción y que parece que no tiene viabilidad económica.

Infraestructura

La construcción y remodelación de hospitales generales y de especialidad así como la de unidades de consulta externa son la columna vertebral de la infraestructura hospitalaria. Durante la legislatura de Calderón se construyeron unas 378 clínicas y hospitales, duran la de Peña, 209 cada año y durante la legislatura de López Obrador solo 25.

Presupuesto

Para poder disfrutar de un sistema sanitario de excelencia, hay que tener buen presupuesto. Por ejemplo, Canadá, Dinamarca o Reino Unido destinan en torno al 10 por ciento de su PIB a la salud mientras que el gobierno de México solo destina el 3 por ciento. Es decir, el gasto en salud se ha reducido en 1,6 por ciento.

Coronavirus

Uno de los indicadores clave de que el sector de la salud en México no está funcionando es que la mala atención a la pandemia ha convertido a México en el país con mayor mortalidad de profesionales de la salud y esto se debe a la falta de pruebas y las cifras totalmente subestimadas. En concreto, México se acerca ya al millón de contagiados y a los 100 mil muertos.

Indicadores deteriorados

Por ejemplo, la cobertura de vacunación para niños de un año pasó de 88,9 por ciento en 2018 a 79,7 por ciento en 2019 y se prevé que en 2020 descenderá hasta 78,2%. Asimismo, ha habido una contracción en el número de enfermeras en el sector público al pasar de más de 316 mil a 315 mil. Asimismo, el número de mastografías descendió de 2,5 millones en 2018 a 1,6 millones en 2019 e incluso la tasa de mortalidad por cáncer de mama ha aumentado de los 19,5 por cada 100 mil mujeres a los 20,3 por cada 100 mil mujeres.