Patrocinado por RB MJN            

 

 

 

 

 

Puede que alguna vez no lo hayas escuchado pero el síndrome de Burnout existe y es el llamado “síndrome del trabajador quemado” que está relacionado, básicamente, con una respuesta de estrés crónico en el trabajo. Generalmente este síndrome se caracteriza por un progresivo agotamiento físico y mental y falta de motivación absoluta, entre otros y suele presentarse, con mayor frecuencia, en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención a terceros, como docentes, personal sanitario o personas que trabajan en atención al cliente.

Si eres un profesional de salud, puede que, en algún momento de tu carrera, sufras este síndrome y es por eso por lo que los síntomas son muy similares a los asociados al estrés laboral y estos son algunos de los síntomas que más se presentan: cambios en el estado de ánimo, desmotivación, agotamiento mental, falta de energía y menor rendimiento, sensibilidad a la crítica, dolor y rigidez muscular, afecciones del sistema locomotor, alteraciones en la piel, problemas gastrointestinales y problemas cardiovasculares, mareos, dolores de cabeza, alteraciones del apetito sexual y obesidad.

El origen del síndrome no está determinado

El origen exacto de este síndrome Burnout no está determinado. Sin embargo, las posibles causas se encuentran en los esfuerzos o sobrecargas del entorno laboral, tales como: la exposición a un grado alto de atención al público, clientes o usuarios, elevado nivel de responsabilidad, jornadas laborales extendidas, trabajos monótonos, mal clima laboral en la empresa o institución donde se desempeña, falta de comunicación con tus jefes o compañeros, ausencia de motivación y baja remuneración salarial.

Para un tratamiento clave de este síndrome de Burnout, lo ideal es detectarlo a tiempo y el tratamiento puede provenir tanto del propio trabajador como de la empresa o institución para la que trabaja y es vital que exista una buena comunicación entre ambas partes y que se establezcan los mecanismos necesarios.

Evita tabaco y alcohol y duerme lo suficiente

Pueden ayudarte mucho a reducir la ansiedad y mejorar la forma en la que te enfrentas al síndrome de Burnout, las técnicas de relajación como meditación o escucha de música relajante. Esto ayuda mucho ya que este síndrome tiende a generar tensión muscular en determinadas zonas del cuerpo y es primordial, por lo tanto, realizar estiramientos y ejercicios antiestrés como parte de la rutina diaria. Y, por otra parte, la terapia psicológica ayudará al trabajador a desarrollar mecanismos eficaces para afrontar situaciones que le producen estrés.

Asimismo, no olvides llevar un estilo de vida saludable, evitando la ingesta de sustancias como el alcohol y el tabaco y duerme las horas suficientes y así podrás poner de tu parte para combatir el síndrome de Burnout.  

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica