Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

Si hay algo que puede estresar a alguien es convertirse en cuidador de otra persona (sobre todo si esta no es tu profesión) y es que el cuidado de un ser querido llega a poner a prueba incluso a las personas más pacientes. Si en algún momento acude a tu clínica un paciente con estrés y quieres identificar a qué se debe, a continuación te vamos a ofrecer algunas de las claves que, desde Mayo Clinic, ofrecen para identificar, entre tus pacientes, a quienes sufren el estrés del cuidador.

Lo que está claro es que a medida que la población envejece, cada vez son más las personas que, sin ser profesionales de la salud, proporcionan cuidados. Esto es lo que se conoce como cuidador y se puede definir, según esta web como “una persona que brinda ayuda a otra que lo necesita, como un cónyuge o pareja enfermo, un niño discapacitado o un pariente anciano”.

Los cuidadores no se identifican a sí mismo como “cuidadores”

Sin embargo, los familiares que están cuidando activamente a un anciano, a menudo, no se identifican a sí mismos como “cuidadores”, por lo que reconocer esta función puede ayudar a los cuidadores a recibir el apoyo que necesitan.

Aunque genera estrés, cuidar a una persona enferma tiene sus recompensas y para la mayoría de los cuidadores es un valor esencial y supone un cambio en los roles y en las emociones. Eso sí, el estrés del cuidador es muy común y es por eso por lo que es normal sentirse frustrado, enojado, exhausto, solo y triste.

Pero, ¿Cómo puedes experimentar entre tus pacientes a quienes sufren el estrés del cuidador? Básicamente, puedes fijarte en algunos factores de riesgo que determinarán si ese paciente sufre estrés del cuidador o no, entre los que destacan los que a continuación te mostramos:

  • Tener menos años de educación formal.
  • Ser de sexo femenino.
  • Aislamiento social.
  • Vivir con la persona que está cuidando.
  • Falta de capacidad de afrontar una situación compleja y dificultad para la resolución de problemas.
  • Mayor número de horas dedicadas a cuidar una persona.
  • No tener otra opción más que ser un cuidador.

Presentan problemas en su salud y bienestar

Además, los cuidadores suelen estar tan concentrados en su ser querido que no se dan cuenta de que su propia salud y bienestar están en riesgo, por eso es muy importante que, como profesional, prestes atención a algunos de esos signos que presenta este cuidador con estrés para intentar ayudarle desde tu consulta.

  • Subir o bajar de peso.
  • Sentir cansancio gran parte del tiempo.
  • Sentirse abrumado o constantemente preocupado.
  • Perder el interés en actividades de las que antes disfrutaba.
  • Irritarse o enojarse con facilidad.
  • Tener dolores de cabeza frecuentes, dolor corporal u otros problemas físicos.
  • Consumir alcohol o drogas en exceso, incluso medicamentos recetados.

 

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio peruano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica