Patrocinado por RB MJN

                   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Los errores médicos suelen ocurrir más frecuentemente de lo debería ser y pueden ocurrir en cualquier parte del sistema de atención médica: consultorios médicos, clínicas, hospitales, centros de cirugía, farmacias, hogares para ancianos, incluso en el hogar del paciente. Los siguientes consejos le ayudarán a minimizar la posibilidad de cometer errores y prestar una atención más segura.
 
En su mayoría los errores resultan de problemas fundados en el sistema de atención médica, pero también de los problemas que surgen en la comunicación entre el médico y el paciente.​[1]
 
Para ayudar a evitar errores es necesario convertir al paciente en miembro activo del equipo de atención médica. Cuando el paciente participa en las decisiones médicas, la prestación del servicio se torna óptima y el paciente obtiene mejores resultados en sus tratamientos y procedimientos.
  • Explicarle al paciente las condiciones de la hospitalización y todos los aspectos en los que él como paciente debe participar activamente, como por ejemplo verificar si el personal del servicio médico, se ha lavado y desinfectado sus manos cuando lo va a tocar. El lavado de manos contribuye a evitar la propagación de infecciones.
  • Al momento de dar de alta al paciente hospitalizado, tomarse el tiempo suficiente, para explicarle el plan de tratamiento que debe seguir. Enséñele sobre los medicamentos, sus horarios, forma de consumo y los beneficios que obtendrá al tomarlos de la manera correcta y los daños que le ocasionarán si no lo hace.
  • Asegurarse de que el paciente sabe cuándo programar las citas de seguimiento y control y cuáles son los síntomas a los que debe prestar especial atención y que será vital la consulta si se llegan a presentar. Explicar ampliamente en qué momento podrá retomar sus actividades cotidianas.
  • Si va a operar, asegure que su equipo, incluido el paciente, estén de acuerdo en lo que se hará exactamente.
  • Responda con claridad a todas las inquietudes y preguntas que tiene el paciente para usted. El paciente está en todo su derecho.
  • Informe a su paciente de la importancia de que su acompañante sea mayor de edad, cercano a su familia y que esté en condiciones de entender las explicaciones y recomendaciones médicas. De esta manera se asegura que fue bien entendido.
  • “Más” no es siempre “mejor”, asegúrese de enviar los exámenes y tratamientos más convenientes para su paciente, asegurándose de que su paciente quede satisfecho y seguro de las indicaciones.
  • Enseñe a su paciente todo (en lo posible) sobre su condición, para que no quede posibilidad de dudas.
  • Con respecto a los medicamentos, asegúrese de saber qué medicamentos (con y sin receta) consume su paciente y de las reacciones que presenta frente a su consumo.
  • Si el paciente está bien informado sobre sus medicamentos, para qué sirven, la forma de tomarlos, el tiempo que debe tomarlos, si debe o no tomarlos junto con otros medicamentos, los alimentos, bebidas o actividades que debe evitar mientras los consume; la información y el conocimiento son la fórmula infalible para evitar cometer errores en la utilización de los medicamentos.

Tenga siempre en cuenta que el paciente es el mejor aliado y que al momento de la consulta o un procedimiento médico debe prestarse atención al más mínimo detalle.

  • Material dirigido solo a profesionales de la salud.
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano.
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.
RB-M-17299