Consejos para sobrevivir a una demanda médica ¿te ha pasado?

Una demanda médica puede ser devastadora, pero éste puede inclinar la balanza a su favor sí es capaz de investigar y asesorarse adecuadamente.

Como profesional de la salud, una de tus principales responsabilidades es procurar el bienestar de tus pacientes. Al tratarse de una vida, el nivel de error llega a ser alto, por lo que se requiere una extensa formación, atención al detalle. Así como un buen manejo de trabajo bajo presión. Ya que como sabemos, una de las profesiones con más demandas en la industria laboral es el sector salud.

Muchas veces ni siquiera son errores de los doctores sino una falta de comunicación al interior del consultorio y eso puede derivar en una demanda por negligencia médica.

Consejos para sobrevivir a una demanda médica

Por lo tanto, si tú aún no has sido demandado pero quieres saber qué puedes hacer en caso de vivir esta situación, toma en cuenta los siguientes consejos:

  1. Si sospechas que uno de tus pacientes planea demandar, comunícate de inmediato con tu compañía de seguros. La aseguradora te asignará un representante para ayudarte durante el proceso de litigios. Además, nunca hables con el abogado de tu demandante, pues podrías decir algo que pueda ser usado en tu contra. No olvides reunir todos los documentos que tengas disponibles sobre el tratamiento de tu paciente.
  2. Evita alterar los registros del expediente, pues de acuerdo a las aseguradoras, el intento de cambiarlos puede ser descubierto por el abogado del paciente demandante. Y sólo provocarás que tu credibilidad quede hecha trizas.
  3. Es recomendable que practiques tu declaración con ayuda de tu abogado una y otra vez, pues si te notas confuso, nervioso o poco creíble durante tus declaraciones los demandantes sabrán cómo atacar tu testimonio durante el juicio. El abogado de tu paciente podría hacerte preguntas de carácter acusatorio para influir en tu estado de ánimo. Sin embargo, debes mostrarte seguro, tranquilo hablar en todo momento con naturalidad. No olvides mantener tus emociones bajo control.
  4. Recuerda que cualquier cosa que digas puede ser usada en tu contra, por eso, si no entiendes una pregunta, pide que te la aclaren. Si una pregunta es precedida por una declaración, solicita que se aclare cuál es la pregunta. No permitas que te atrapen por la aceptación de una pregunta con una premisa falsa.
  5. Testifica con lujo de detalle, pues tu testimonio en un interrogatorio hostil podría ser la clave para saber quién gana. Procura usar términos y lenguaje médico entendible, aun cuando se trate de terminología médica complicada.
El abogado que lleve el asunto también deberá conocer la jurisprudencia al respecto. Aunque en algunas ocasiones será fácil imputar la negligencia médica (por ejemplo, cuando se ha olvidado material quirúrgico en el interior del paciente tras una intervención). En otros habrá que realizar un análisis detallado de la situación. Y es que aquellos daños que no pudieran prevenirse o evitarse no pueden conllevar negligencia médica.

RECUERDA:

Una demanda puede ser devastadora para cualquier médico, pero éste puede inclinar la balanza a su favor sí es capaz de investigar y asesorarse adecuadamente para evitar las consecuencias negativas que afecten su imagen profesional.

Notas relacionadas:

Condusef emite manual de recomendaciones para elegir el MEJOR seguro médico

Aplicaciones que todo médico empresario debe tener en su smartphone

Te revelamos los 6 principales desafíos que se enfrentan en la residencia médica