Contagios de Ómicron en Sudáfrica descienden tan rápido como subieron

El país origen de la variante Ómicron fue Sudáfrica, donde se identificaron los casos a mediados de noviembre y donde es mayoritaria. Ahora, en el país se muestra una clara tendencia a la baja en los últimos días tras alcanzar un máximo de contagios diarios el 17 de diciembre, cuando se llegó a la cifra de 23 mil 437 casos nuevos.

Desde entonces, el número de infecciones ha ido en descenso hasta llegar a poco más de 15 mil el pasado domingo. La clave está en la provincia de Gauteng, donde surgió la variante y epicentro de la enfermedad. Según Michelle Groome, responsable del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica, “todo apunta que hemos superado el pico de infecciones en Gauteng”.

Guateng ha sido el epicentro de la variante Ómicron

Por su parte, Marta Nunes, investigadora principal del departamento de análisis de vacunas y enfermedades infecciosas de la Universidad de Witwatersrand, en Johanesburgo, compartió el optimismo de la doctora Groome y para ello ha expresado que “la caída de nuevos casos a nivel nacional combinada con la caída sostenida de nuevos casos vista aquí en la provincia de Guateng, que durante semanas ha sido el centro de esta ola, indica que hemos superado el pico”.

La curva de esta ola de COVID en Sudáfrica, donde la variante Ómicron es dominante, se asemeja a una montaña muy escarpada, mucho más que en las olas anteriores, pero su bajada también está siendo muy brusca. Que Sudáfrica haya sido el primer país donde se detectó el nuevo linaje y que un mes y medio más tarde los casos muestren una tendencia a la baja está siendo acogido con un prudente optimismo por la comunidad científica.

Es entre un 70 y un 80% menos severa que la variante Delta

Los datos procedentes de Sudáfrica también sugieren que la Ómicron es entre un 70 y un 80% menos severa que la variante Delta, según ha asegurado John Nkengasong, director de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) africanos.

Como hemos expresado, la variante Ómicron fue detectada a mediados de noviembre en Sudáfrica, concretamente en la provincia de Gauteng, donde rápidamente, se convirtió en el linaje dominante reemplazando a la Delta. El alto número de mutaciones que presentaba hizo pensar a la comunidad científica que podría ser mucho más contagiosa, algo que se confirmó con el paso de las semanas, y también que quizá podía ser más letal por su capacidad para burlar la inmunización. Sin embargo, estudios preliminares desarrollados en hospitales sudafricanos a mediados de diciembre, revelaban que sus síntomas eran más leves que la Delta, al menos entre los ya vacunados.