Recordemos que en la temporada de influenza en México, según la Dirección General de Epidemiología “Durante la temporada estacional (semana 40 del 2019 a la 20 del 2020), se estimaron 187,709 casos de influenza a nivel nacional acumulados al corte de la semana 8.

En Medscape Medical News se reportó a finales de junio pasado que “Los expertos en salud pública y enfermedades infecciosas advierten que Estados Unidos necesita aumentar sustancialmente su tasa de vacunación contra la influenza este otoño para mitigar una confluencia potencialmente mortal de la influenza estacional con una segunda ola anticipada de COVID-19”.

Esta crítica necesidad de aumentar la vacunación contra la influenza existe también en México y en toda Latinoamérica.

Líderes en salud pública citados en Medscape Medical News indicaron: “El estrés en los hospitales será mayor si las epidemias de COVID-19 y de influenza se superponen y alcanzan su punto máximo al mismo tiempo”. Si esto ocurre, nos estaremos enfrentando a lo que podríamos llamar una “duo-demia”, si quisiéramos inventar un término.

“Aún no tenemos una vacuna COVID-19, pero existen vacunas contra la influenza seguras y moderadamente efectivas. Su uso generalizado es más importante ahora que nunca y alentamos a los proveedores de atención médica, empleadores y líderes comunitarios a promover la vacunación”, añadieron.

El Centro para Prevención y Control de Enfermedades en EEUU (CDC) está planeando una importante campaña de concienciación pública este otoño, para aumentar el porcentaje de personas que reciban la vacuna contra la influenza. La situación actual y los riesgos mencionados exigen campañas similares para aumentar la vacunación contra influenza en México y en todos los países de habla hispana.

Aunque la temporada tradicional en la cual aparece o se recrudece la influenza comienza en dos a tres meses, ahora es el momento de pensar y desarrollar nuestras comunicaciones para nuestros pacientes.

Estos materiales deben ser fáciles de entender y para provocar una acción positiva en el paciente deben ser precisos, accesibles y accionables, según marcan las mejores prácticas de Health Literacy.

Propósito de las campañas:

● Desarrollar y mejorar la alfabetización en salud y una comprensión básica y así como una comodidad con los temas de salud.
● Alentar y capacitar a los pacientes para que se conviertan en participantes activos e informados de su propio cuidado y el cuidado de sus familiares.
● Reducir la utilización inadecuada de los recursos de organizaciones de salud.

Y tomemos en cuenta que el incremento de Health Literacy llevará a un “win-win” (un efecto donde todos se benefician) para los médicos y pacientes, para las empresas y para la sociedad en general:

Propuestas de valor

● Para el empleado o consumidor

  1. Aumentar la conciencia de lo que pueden hacer personalmente por su salud.
  2. Aumentar la confianza en la toma de decisiones sobre su salud y la salud de sus seres queridos (Empoderamiento).
  3. Acceder a una guía fácil de leer y usar en su idioma preferido.

● Para el patrón/empresa o empleador

  1. Disminución de la utilización inadecuada de los servicios de salud por parte de los empleados y de los ausentismos por problemas de salud.
  2. Aumento de la adherencia de los empleados a las instrucciones médicas y los regímenes de tratamiento.
  3. Trabajar hacia la estabilización / reducción de costos.
  4. Incrementar la satisfacción de los empleados.

● Para la sociedad

  1. Mejorar el uso de los recursos sociales.
  2. Incrementar el uso de la atención adecuada en el momento adecuado.
  3. Apoyar la “meta cuádruple” en la atención médica.

La meta cuádruple incluye la mejoría en: resultados clínicos (o salud de la población), costo de la atención, satisfacción del paciente, y satisfacción del profesional médico. Más adelante podemos comentar sobre cómo el health literacy apoya esta meta cuádruple.

Yo, por lo pronto, me acabo de aplicar la vacuna contra la influenza. ¿Y ustedes?

Fuentes:
https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/539259/INFLUENZA_SE10_2020.pdf
https://www.medscape.com/viewarticle/932813#vp3

Russell Bennett es Consultor del Institute for Healthcare Advancement y ejecutivo senior experto en sistemas de aseguradoras de salud.