La actual pandemia de Covid-19 ha dejado poco más de 219 millones de casos según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque gran parte de las personas afectadas han logrado superar el problema pero uno de los inconvenientes es que algunas desarrollan secuelas. En algunos casos son de ligera intensidad o desaparecen al poco tiempo. Pero lo peligroso es cuando se trata de problemas que disminuyen por completo su calidad. Una de las que ha causado mayor controversia es el Síndrome de Guillain-Barré porque se ha inferido que existe una asociación aunque todavía no se ha comprobado por completo.

Posible vínculo entre ambos problemas

Todo parte de una investigación recién publicada en la revista científica Brain. Consistió en un análisis de más de un centenar de pacientes que tuvo lugar del 30 de enero al 30 de mayo del año pasado. Lo que todos tenían en común es que padecían el Síndrome de Guillain-Barré.

Mientras que al analizar con mayor precisión el historial clínico de cada uno se identificó que 22 por ciento de los pacientes habían tenido Covid-19. Mientras que las características en común es que tenían más de 50 años y con frecuencia experimentaban parálisis facial.

También se menciona que en el momento del ingreso hospitalario el 73 por ciento de los pacientes de Síndrome de Guillain-Barré con una infección por Covid-19 presentaban un aumento de los marcadores inflamatorios.

A pesar de lo anterior los especialistas señalan que no se cuenta con los elementos suficientes para asegurar que existe una relación directa entre ambas enfermedades. Aunque lo que concluyen es que existen altas probabilidades de que los supervivientes de la Covid-19 puedan desarrollar este síndrome.

¿Relación entre la vacuna contra la Covid-19 y el Síndrome de Guillain-Barré?

Ahora bien, es necesario recordar que desde hace meses se ha comentado que existen algunas vacunas contra esta nueva enfermedad que pueden causar el Síndrome de Guillain-Barré como parte de sus efectos secundarios.

De forma más concreta, los biológicos de AstraZeneca y Johnson & Johnson son los que tienen esta relación. Inclusive se ha tenido que modificar la etiqueta de cada uno para añadir una nota en la que se menciona esta posible reacción.

A su vez, aunque ya está comprobada la relación, también se debe añadir que la probabilidad de que ocurra es bastante mínima. Con respecto a Estados Unidos, se han identificado alrededor de 100 casos del Síndrome de Guillain-Barré entre los poco más de 12 millones de personas que habían recibido la vacuna de Johnson & Johnson. Con esto se obtiene que es un efecto secundario que ha ocurrido en el 0.0007 por ciento de las personas.

Por lo pronto, lo que todavía no se ha identificado es por qué ocurre en algunas personas y en otras no. Mientras que las autoridades sanitarias internacionales han dejado en claro que no se debe interrumpir ni abandonar los esquemas de vacunación de ninguna de las compañías fabricantes.