Crean herramienta para predecir quién experimentará COVID prolongado

Un equipo de investigadores del Hospital Universitario de Zúrich han desarrollado una herramienta que posiblemente podría predecir qué pacientes infectados con COVID-19 desarrollarán COVID-19 posagudo o prolongado.

Un equipo de investigadores del Hospital Universitario de Zúrich, el Hospital Uster, el Hospital Limmattal y el Hospital de la Ciudad, todos en Suiza. Han desarrollado una herramienta que posiblemente podría predecir qué pacientes infectados con COVID-19 desarrollarán COVID-19 posagudo o prolongado.

En su artículo publicado en la revista Nature Communications, el grupo describe su estudio de cientos de pacientes con COVID.

SOBRE EL ESTUDIO

No mucho después de que comenzara la pandemia, los médicos informaron que algunos pacientes que se recuperan de COVID-19 continúan experimentando síntomas como pérdida del olfato y/o del gusto, dificultad para respirar y lo que describieron como “niebla mental”, mucho después de haber sido sin virus.
Con la pandemia ahora en su tercer año, muchos pacientes continúan experimentando covid prolongado por razones desconocidas. En este nuevo esfuerzo, los investigadores estudiaron las historias clínicas de 175 personas que tenían COVID-19 y 40 personas que no se infectaron durante todo el estudio, que duró aproximadamente un año.

Durante ese tiempo, encontraron que el 82,2 por ciento de los que tenían infecciones graves terminaron con COVID prolongado en comparación con solo el 53,9 por ciento de los pacientes con infecciones leves. También encontraron que los pacientes con PACS también produjeron menos anticuerpos IgM e IgG3 durante el curso de su infección que aquellos con infecciones más leves. Los niveles de anticuerpos de los pacientes infectados que no desarrollaron PACS aumentaron a medida que se desarrollaba la infección.

FACTORES DE RIESGO

Los investigadores también encontraron que otros factores de riesgo también desempeñaron un papel: los pacientes con asma y los que eran mayores tendían a ser más propensos a desarrollar PACS, por ejemplo.

Los investigadores combinaron todos estos factores para crear una escala de factores de riesgo y la probaron en otros 395 pacientes con COVID-19. Descubrieron que la precisión de la escala variaba según una variedad de factores, pero en general, encontraron que la escala era efectiva para predecir qué pacientes infectados desarrollarían PACS.

En particular, la escala solo se aplica a las personas después de la infección ; por lo tanto, se requiere más trabajo para comprender mejor por qué los pacientes desarrollan PACS y qué personas corren más riesgo si se infectan.

Covid prolongado: Efectos por el daño ‘multisistémico’ de Covid en México

Carol Perelman química farmacéutica, bióloga por la UNAM y directora del Jardín Weizmann de Ciencias. Es coautora de una revisión sistemática sobre los efectos persistentes del Covid, en donde ella y otras científicas encontraron más de 50 síntomas, siendo la fatiga la más común, seguida de dolor de cabeza y trastornos de atención.

En su estudio también ubicaron depresión, problemas digestivos, dolor en articulaciones y fibrosis pulmonar. Entre otras sintomatologías que afectan al 80% de los infectados con SARS-CoV-2, según encontró el mismo análisis.

Otras aproximaciones, como la encuesta sobre Covid-19 persistente realizada por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). En colaboración con colectivos de afectados de coronavirus persistente, reportaron un total de 200 síntomas que pueden persistir por más de 6 meses.

A decir de Guadalupe Soto, el hecho de que se detecten tantos síntomas diferentes durante y después de la enfermedad responde a que Covid-19 es una enfermedad multisistémica. Lo que significa que es capaz de alterar células en diferentes órganos y sistemas, y no sólo el sistema respiratorio.

“Se está pidiendo que no se considere solo una enfermedad respiratoria aunque la vía de transmisión es esa. Es una enfermedad multisistémica que llega a todos los órganos, incluyendo al músculo, por lo que incluso puede provocar dolores musculares y articulares”.

La especialista señala que los pacientes se quejan de fatiga crónica y es por este desgaste que hay de la respuesta inmunológica. Pero además porque el virus es capaz de infectar células más allá del aparato respiratorio, incluso las células neuronales, lo que pude llegar a causar síndromes psiquiátricos.

Notas relacionadas:

¿Qué pasa si tengo el ácido úrico alto?

¿Por qué el Viagra no es una ‘cura’ para COVID-19?

Tendencias que marcarán la medicina estética en 2022