Desarrollan sensor anticaídas para pacientes hospitalizados

505

Con el propósito de brindar mayor seguridad a los pacientes, un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona (UA) se encuentra trabajando en un dispositivo que consistiría en un sensor portátil para medir la actividad del paciente, el ritmo cardiaco, desvelos y todos aquellos factores que podrían predecir una caída del paciente.

Datos estadísticos de la Fundación Nacional de la Seguridad del Paciente, en Estados Unidos, indican que más de 500 mil pacientes hospitalizados sufren caídas cada año, cifra que deja 150 mil heridos anuales.

Este problema obligó a Cindy Rishel, del Centro Médico de la Universidad de Arizona, a buscar una solución.

“Por el momento estamos usando un dispositivo llamado Heinrich II fall risk assessment con el cual podemos determinar el riesgo de caída en pacientes hospitalizados, pero no es tan eficaz como nosotros deseamos por lo que en ocasiones la evaluación de riesgo es bastante subjetiva debido a que se trata de un auto-informe del paciente”.

Ante la necesidad de prevenir caídas de los pacientes, Bijan Najafi, profesor asociado de cirugía e ingeniería de la UA, junto con un equipo de ingenieros, tomaron el reto de desarrollar el dispositivo que ayude a solucionar este problema.

Los investigadores informaron que para el desarrollo del aparato están utilizando sensores Zephyr Bio modulares con los cuales se puede analizar la temperatura de las personas, actividad física, ritmo cardiaco, respiración y análisis de ecocardiogramas. El sensor recolectaría dos gigabytes de información del paciente, los cuales se representarán posteriormente frente a un algoritmo que calcula el riesgo de caídas.

Cabe destacar que los sensores Zephyr Bio son propiedad de Zephyr Technology, ubicada en Annapolis, Maryland, quienes prestaron su tecnología para la realización del estudio.

“De concretarse esta tecnología, los profesionales de la salud tendrán en sus manos una gran cantidad de información del paciente mientras éste se encuentre en el hospital y podrán determinar qué personas tienen mayor riesgo de sufrir caídas.

Recientemente los investigadores probaron el prototipo en 43 pacientes del Centro Médico de la UA, aunque los científicos han informado que añadirán 100 voluntarios más para fortalecer los resultados y obtener un producto confiable para los médicos y personal de enfermería .