E-skin, la piel sintética autorreparable y amigable con el medio ambiente

390

Seguramente en alguna ocasión cuando eras pequeño y miraste la película de Terminator 2 te sorprendiste cuando el T-1000 restauraba su piel después de haber de recibido balazos o golpes. Aunque se pensaba que eso jamás podría pasar, recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Colorado, desarrolló un tipo de piel electrónica que puede reciclarse y arreglarse por sí misma.

La película equipada con sensores que pueden medir la presión arterial, la temperatura y la humedad está formada por tres compuestos comerciales unidos por nanopartículas de plata, que hacen que cuando la piel se corte en dos, permita que la ‘herida’ se cure por medio de la recreación de enlaces de sustancias químicas entre los dos lados, aseguró el líder el proyecto Jianliang Xiao.

Según datos del estudio hecho previo a la creación, la e-skin incluye un nuevo tipo de polímero de red dinámico unido covalentemente, conocido como poliimina, el cual mezclado con nanopartículas de plata proporciona una mejor resistencia mecánica, estabilidad química y conductividad eléctrica.

Por esta razón si en algún momento la piel se llegará a romper de tal manera que no existiera posibilidad de reparación, puede empaparse en una solución que la disuelve completamente con el fin de reutilizar los materiales para crear una nueva.

La unión química de poliimina que utilizamos permite que la e-skin sea autorreparable y totalmente reciclable a temperatura ambiente. Teniendo en cuenta los millones de toneladas de residuos electrónicos generados en todo el mundo cada año, la reciclabilidad de nuestra piel es económica y amigable ecológicamente.

Otros de los beneficios es que se puede adaptar a superficies curvas e imita las propiedades mécanicas de la piel humana.

Según los expertos la pequeña ‘herramienta´ podría tener aplicaciones en la robótica, el desarrollo de prótesis, la mejora de dispositivos biomédicos y la creación de textiles inteligentes.

Aunado a este tema, el mes pasado se dieron a conocer dos tipos de e-skin, una creada en China que permite rastrear objetos y manipular aplicaciones a partir del tacto en la piel y otra creada en Estados Unidos dotada con sentido del tacto que puede e percibir la diferencia entre frío y calor. Según los creadores este tipo de avances podrían ser muy útiles para mejorar la calidad de la salud.