Seguramente el mes de marzo de 2020 será recordado como cuando la revolución de la telemedicina finalmente despegó, al menos en nuestro país. La adopción de “telemedicina” y “tele salud” acelerada por la COVID-19 creará cambios profundos en la forma en que se brindan los servicios de atención médica y farmacéutica, al tiempo que generará nuevas oportunidades de comercialización y marketing en el sector salud.

Ir “más allá de la píldora” a partir de ahora implica un enfoque más inteligente y conectado en la atención médica, uno que coloca a los pacientes en el centro del escenario, el cual obliga a la industria a pensar mucho mas allá de la píldora al capturar sus gustos, preferencias y datos para mejorar la experiencia del paciente. Si bien, los más puristas podrían argumentar que tales ideas no son nada nuevo, la creciente sofisticación y uso de los dispositivos inteligentes y tecnologías digitales provoca un cambio radical en el juego.

Estos cambios abren la puerta a nuevas y emocionantes formas de brindar un mejor servicio a los pacientes de la actualidad y de reforzar, desarrollar y mantener mejores y más eficientes prácticas médicas, consultorios y hospitales en el futuro cercano. Sin embargo, no todo es color de rosa, pues como en todo, se debe de encontrar un equilibrio tomando en cuanta diversos factores.

  1. Alcance tecnológico. ¿Qué tanto pueden las consultas de telemedicina o a distancia reemplazar las consultas físicas tradicionales? Dependiendo de cada especialidad médica y tomando en cuenta cada paciente, el médico debe evaluar si la consulta a distancia es una opción viable para él, sus pacientes y su negocio.
  2. Costos. ¿Cómo cobrar las consultas a distancia? ¿Se cobran igual que una consulta física?
  3. Otros actores. Por ejemplo, ¿qué posición van a jugar las aseguradoras en las consultas a distancia? ¿Cómo actuarán las instituciones públicas ante las consultas a distancia?
  4. Educación. ¿Cómo educar al paciente respecto a las consultas a distancia y su alcance?
  5. Regulaciones. ¿Cómo actuará el gobierno y COFEPRIS de cara a la velocidad de esta digitalización inminente?

Lo que es evidente es que esta práctica (relativamente nueva, que se vio acelerada por la pandemia de la Covid-19) seguirá ganando popularidad, por lo que todos los actores del sector salud: pacientes, médicos, hospitales, aseguradoras y demás, deberán adaptarse a este nuevo modelo de negocio.

Si bien los pacientes utilizaron visitas virtuales para evitar los consultorios médicos o salas de emergencias superpoblados y potencialmente infecciosos, muchos regresan a citas personales en ciudades donde la amenaza ha disminuido. Evidentemente el progreso dependerá de una mayor cooperación entre las partes interesadas y la superación de muchos desafíos estructurales y comerciales.

Y tú como profesional de la salud, ¿qué opinas al respecto? ¿Has implementado ya esta nueva manera de dar consultas? ¿Cuál crees que sea el futuro de la Telemedicina en México? Me interesa leer sus comentarios, abramos la conversación.

Rene Cisneros Poireth es consultor de marketing con más de 10 años de experiencia en la creación de estrategias integrales de mercadotecnia y publicidad, infraestructuras comerciales, crecimiento de marca y optimización de campañas multicanal. Se especializa en Healthcare Marketing, por lo que ha apoyado a médicos, clínicas, hospitales, farmacéuticas y compañías afines al sector de la salud para alcanzar exitosamente sus objetivos de negocio. Es un apasionado por la enseñanza y eterno aprendiz.